Django o la fuerza de la justicia

Django Unchained

Fui a ver Django Desencadenado, el último filme de Tarantino. No me defraudó. Al contrario. Y a pesar de que no he visto aún Lincoln, la otra película en cartel que presenta un tema parecido o cuando menos ambientado en una misma época histórica, no sé por qué, pero creo que me voy a quedar con Django. Y me da lo mismo lo que diga Spike Lee. Siempre he pensado que Quentin Tarantino es uno de los pocos directores americanos que trata a los negros (o afroamericanos) de tú a tú, desde un plano de igualdad real. Lo que me imagino que le incomoda a Spike Lee es que Tarantino haga pelis sin ceñirse a este trato artificial paranoide de lo políticamente correcto que impone la administración americana (que a nivel administrativo me parece muy bien, pero que ha calado en las relaciones sociales creando situaciones relacionales bastante extrañas). Tampoco le debe gustar que las pelis de Tarantino no tengan esa rebaba de lastimilla-compasión, que es la otra opción aceptada y políticamente correcta, pero que también en mi opinión es absolutamente inferiorizadora. No sé qué tal será Lincoln, pero sabiendo el tipo de película que es, me temo que en este sentido será más bien de alguno de estos dos tipos (o un poco de los dos). Temas administrativos o políticos al margen, yo prefiero un trato o unas relaciones sociales de igual a igual, siempre, que es como tienen que ser entre personas iguales, no? Y todo lo que no sea tratar al otro como un igual, me parece gravemente deleznable y que atenta a su dignidad como persona. Y suelo encontrar algo de esta dignidad franca en las películas de Tarantino.

Pero bueno, no vayamos a sacar las cosas de “pollaguera”. Además, que aún no he visto Lincoln y ya la estoy criticando… Aunque no sé si voy a ir a verla, porque estas superproducciones patrioteras yanquis siempre me dan muuuuucha pereza y aún más si son de Spielberg, el director “oficial” del Imperio. Y por no hablar de lo poco que me gustará comprobar las pequeñas “omisiones” en relación a la figura histórica de Lincoln y a su afinidad con ciertas corrientes comunistas de la época. Dejo aquí el link del interesante artículo que escribió Vicenç Navarro a propósito de esta especie de censura neoliberal (no solo en la película, sino en la historia oficial de EEUU): “Lo que la película ‘Lincoln’ no dice sobre Lincoln”

Pero vuelvo a Django. De la peli, hay muchas cosas que decir, pero hoy no quiero hacer una crítica. Solo quiero hacer una pequeña referencia al nombre de la película, que es a su vez el nombre del protagonista: Django (Jamie Foxx).

“Django” es un nombre mítico del spaghetti western, género que evoca Tarantino en esta película. Creo haber leído que lo eligió ex professo en homenaje a la película de Sergio Corbucci y cuyo protagonista se llamaba igual. La cosa es que, no sé si casualidad o no, el nombre de Django no solo tiene resonancias a spaghetti western, sino que también tiene resonancias africanas y al universo cultural de la esclavitud africana en América. Bueno, la verdad es que me inclino a pensar que más bien es pura casualidad y que tal vez ni Tarantino lo supiera y/o ni tuviera ninguna intención de que así fuera. O tal vez, sí. Pero no he leído ni oído en ninguna parte que él haga referencia directa a ello. Igual se me ha escapado (tampoco lo puedo leer todo!). En cambio, sí que he leído criticas y comentarios de gente afroamericana que fue a ver la película y que se ha percatado de esta “coincidencia”. Menos mal que hay más gente que lo diga… La verdad es que es una casualidad muy curiosa!

Sango o la fuerza de la justicia

Sangô, Xango, Shango, Changó, dependiendo de la zona geográfica y lingüística en la que nos hallemos, es el nombre de una popular divinidad de la religión yoruba.

Originariamente, desde el siglo XIV, el pueblo yoruba estaba agrupado política y militarmente bajo el Imperio Oyo, que se encontraba en África Occidental, en lo que hoy es Nigeria, así como en parte de los actuales Benín y Togo. El pueblo yoruba todavía hoy, ya sin imperio, claro está, sigue estando más o menos culturalmente ubicado en esa zona geográfica. Durante los siglos que duró el comercio de esclavos, el Imperio Oyo, con capital en la ciudad de Ifé, fue uno de los más activos en la captura y venta de esclavos africanos a los europeos, además de ejercer una influencia cultural importante en la zona que abarcaba su imperio e imperios vecinos (Fon o Dahomey).

Imperio Oyo (yoruba)

Antiguo Imperio Oyo (s. XIV-XVIII)

Eso significa que muchos de los esclavos africanos que fueron trasladados al continente americano o bien eran de etnia yoruba o bien conocían muy bien la cultura, la lengua y la religión de los yoruba, pues eran las marcas culturales hegemónicas de la zona. Por ese motivo, los esclavos africanos se llevaron a America, entre otras cosas, muchas de las divinidades del panteón religioso yoruba. Luego, los europeos que explotaban a los esclavos en las plantaciones les imponían por la fuerza la religión cristiana o católica, de ahí que surgieran toda una serie de ritos, creencias y prácticas llamadas “sincréticas” (vaya palabra, no me gusta nada, pero bueno…) como la Santería, el Lucumí en Cuba y Caribe, el Candomblé, la Umbanda en Brasil o lo que se montó en Oyotunji en Estados Unidos, entre otras muchas otras.

Pues bien, Sango es uno de los orisás (u orisha u orixá, según la zona) más conocidos del panteón yoruba. La mitología yoruba cuenta que fue el tercer rey del Imperio Oyo (algunos dicen que fue el cuarto) y que, a pesar de que era un gobernante muy duro, incluso se diría que un tirano, durante su reinado, el imperio se caracterizó por la prosperidad y la bonanza. También se cuenta que Sango era un rey guerrero y que con su fuerte carácter, su energía y su capacidad creativa, contribuyó de manera muy importante a la expansión y hegemonia del Imperio Oyo en la cuenca del río Níger. Sango muchas veces es representado montado a caballo, como un auténtico hombre de la guerra. Y representa cualidades como la fuerza viril, la belleza masculina, la pasión, la necesidad de vivir intensamente y la energía vital.

Sango es el dios de la tormenta, de los rayos y los truenos, del fuego, dando cuenta así de su energía, su poder y su fortaleza. Quien haya visto la película, creo que puede fácilmente identificar muchas de estas cualidades y atributos en Django, el personaje protagonista de la película de Tarantino.

Pero aún hay más. Otro aspecto que hace inevitable pensar en la vinculación Django-Sango es que si algo caracterizaba al orisá Sango, además de su inteligencia avispada, era su voluntad por encontrar la justicia y por ser justo. Por ese motivo, a menudo se le representa con un tocado por encima de la cabeza en forma de hacha de doble hoja, que simboliza la justicia y el equilibrio. Sango es pues también el orisá de la justicia, un aspecto que creo que es central en la película de Tarantino y que caracteriza de manera muy clara al personaje de Django.

Sango

Sango

Solo conociendo estos cuatro aspectos generales y así a lo bulto que he relatado en esta entrada sobre Sango, creo es más que inevitable reconocer en el personaje de Django algo más que una mera resonancia en el nombre y más teniendo en cuenta la temática de la película. Igual la asociación con Sango se la sacó Sergio Corbucci de la manga y Tarantino solo la ha hecho más explicita. No lo sé. Incluso algunos hasta se aventuran a identificar al personaje de Broomhilda (Kerry Washington), la mujer de Django, con Oshun, la segunda esposa de Sango, orisá de los manantiales y de las aguas dulces. Oshun es una divinidad femenina de peso dentro del panteón yoruba y representa el amor, la sensualidad, la delicadeza y la belleza femeninas. Hildi además de encajar con la mitología alemana, bien podría hacerlo también con la mitología yoruba.

No sé, tal vez es cierto que todo esto son castillos en el aire, especulación pura y dura, pero… chi lo sa?

Anuncios

Un pensamiento en “Django o la fuerza de la justicia

  1. Anónimo dice:

    exelente analogía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s