¿Bacía o yelmo? Otros mundos son posibles (y necesarios)

Don Quixote, G. Doré

Gustave Doré (1832-1883)

[…] 

—Vive Dios, señor Caballero de la Triste Figura, que no puedo sufrir ni llevar en paciencia algunas cosas que vuestra merced dice, y que por ellas vengo a imaginar que todo cuanto me dice de caballerías y de alcanzar reinos e imperios, de dar ínsulas y de hacer otras mercedes y grandezas, como es uso de caballeros andantes, que todo debe de ser cosa de viento y mentira, y todo pastraña, o patraña, o como lo llamáremos. Porque quien oyere decir a vuestra merced que una bacía de barbero es el yelmo de Mambrino, y que no salga de este error en más de cuatro días, ¿qué ha de pensar sino que quien tal dice y afirma debe de tener güero el juicio? La bacía yo la llevo en el costal, toda abollada, y llévola para aderezarla en mi casa y hacerme la barba en ella, si Dios me diere tanta gracia que algún día me vea con mi mujer y hijos.

—Mira, Sancho, por el mismo que denantes juraste te juro —dijo don Quijote— que tienes el más corto entendimiento que tiene ni tuvo escudero en el mundo. ¿Que es posible que en cuanto ha que andas conmigo no has echado de ver que todas las cosas de los caballeros andantes parecen quimeras, necedades y desatinos, y que son todas hechas al revés? Y no porque sea ello ansí, sino porque andan entre nosotros siempre una caterva de encantadores que todas nuestras cosas mudan y truecan, y las vuelven según su gusto y según tienen la gana de favorecernos o destruirnos; y, así, eso que a ti te parece bacía de barbero me parece a mí el yelmo de Mambrino y a otro le parecerá otra cosa. […]

Don Quijote de la Mancha, I, cap. 25.

Hoy cuelgo este fragmento del Quijote, espero no parecer muy pedante, pero es que siempre me ha gustado mucho la historia de la bacía y las discusiones entre Sancho y Don Quijote a propósito del hallazgo de este singular objeto en su camino. ¿Era una bacía de barbero o era un yelmo de un caballero? Mediante la discusión acerca de la naturaleza de este objeto, Cervantes despliega de manera simbólica y extraordinaria el tema central de la novela: ¿qué es realidad y qué es ficción? ¿Existe la realidad? ¿Hay una sola realidad? ¿Cómo, y sobre todo, quién construye lo que convenimos en llamar «realidad»?

Cervantes, a través del «baciyelmo» (como lo acaba bautizando Sancho), hace un alegato en contra del pensamiento único, o si se quiere, en contra de las realidades establecidas, absolutas e incuestionables. La realidad no es algo que exista por sí mismo, sino que es algo que se consensúa socialmente dentro de un grupo mediante un determinado paradigma explicativo del mundo. La realidad es, por tanto, simbólica. La realidad es construida.

Don Quijote con su yelmo quiere mostrarle a Sancho que la realidad nunca es absoluta, sino que depende de la perspectiva desde la que la miramos, depende de los ojos de quienes la miran. Y defiende la necesidad vital del individuo de discrepar de la realidad establecida y de la norma, Defiende a capa y espada el derecho del espíritu a imaginar y a proyectar nuevos mundos. Es preciso que haya siempre espacio dentro del grupo para que el individuo piense diferente y disienta y sueñe y luche por cómo cree que debería definirse lo que tiene ante sus ojos. Y también debería haber siempre espacio para discutir acerca de lo que aceptamos como realidad y lo que no. Por el contrario, si hay pensamiento único, si no soñamos, estamos perdidos, pues ponemos el camino fácil para la manipulación, para que solo exista una única realidad: la que nos impone la «caterva de encantadores que todas nuestras cosas mudan y truecan, y las vuelven según su gusto y según tienen la gana de favorecernos o destruirnos». 

Anuncios

Un pensamiento en “¿Bacía o yelmo? Otros mundos son posibles (y necesarios)

  1. Amanda dice:

    Marta, hoy leerte me ha venido al pelo. Una empieza a pensar que está equivocada porque algunos piensen diferente… (Gràcies!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s