«Et lassata viris, sed non satiata recessit»

438587e52a2db_big

Édouard Manet, Retrato de Jeanne Duval, 1862. Óleo sobre canvas. 113 x 90 cm. Museum of Fine Arts, Budapest.

Creo que Baudelaire es de esos poetas que o te gusta mucho o no te gusta nada. Personalmente, la sensación de deslumbramiento (o aturdimiento o algo parecido) que me produjo el descubrimiento de la belleza de las imágenes y la fuerza de la poesía de Baudelaire es una de esas sensaciones que no olvidaré en la vida. Este soneto que cuelgo hoy, que es uno de los más conocidos de Charles Baudelaire y uno de mis favoritos, pertenece a Las Flores del Mal y es una de las composiciones dedicadas a Jeanne Duval, la amante haitiana del poeta, la “Venus negra”, “el Fausto de la Sabana“, con la que mantuvo una relación bastante atormentada, más que nada porque a menudo parece que le daba calabazas, dicen porque era lesbiana, de ahí las referencias constantes al lesbianismo tanto en el ciclo de poemas dedicado a ella, como en este poema en particular.

Estaba dudando en si poner o no este retrato que le hizo Édouard Manet. Después de leer todo lo que Baudelaire expresa sobre Jeanne Duval en sus poemas, lo ves, y es bastante decepcionante (no el cuadro de Manet, sino la imagen de Jeanne Duval, que no te la imaginas así). Pero bueno, finalmente he decidido ponerlo porque era también una buena excusa para poner algo de Manet, que venía faltando en el blog. Baudelaire y Manet. Manet y Baudelaire. El París de la segunda mitad del XIX no se puede entender sin ellos. Pensar en Baudelaire y en la Modernidad es pensar en Manet, el verdadero pintor de la vida moderna (con el permiso de Constantin Guys…).

Dejo aquí el poema. Pongo la traducción al castellano también.

P.D.: El título del post es una cita que se atribuye a Juvenal y a la que Baudelaire alude en el título de su poema: “y se retiró cansada de los hombres, pero no saciada”.

XXIV SED NON SATIATA 

Bizarre déité, brune comme les nuits,
Au parfum mélangé de musc et de havane,
Œuvre de quelque obi, le Faust de la savane,
Sorcière au flanc d’ébène, enfant des noirs minuits,

Je préfère au constance, à l’opium, au nuits,
L’élixir de ta bouche où l’amour se pavane ;
Quand vers toi mes désirs partent en caravane,
Tes yeux sont la citerne où boivent mes ennuis.

Par ces deux grands yeux noirs, soupiraux de ton âme,
O démon sans pitié, verse moi moins de flamme ;
Je ne suis pas le Styx pour t’embrasser neuf fois,

Hélas ! et je ne puis, Mégère libertine,
Pour briser ton courage et te mettre aux abois,
Dans l’enfer de ton lit devenir Proserpine !

XXIV SED NON SATIATA (castellano*)

Rara deidad, oscura cual la noche, de aroma
mezclada de tabaco y de almizcle, que un obi
haya creado, Fausto de la sabana, oh bruja
de ébano, criatura de negras mediasnoches,

al opio y al constance, y al nuits siempre prefiero,
el licor de tu boca donde el amor se jacta;
cuando a ti mis deseos en caravana parten
tus ojos son la acequia donde beben mis cuitas.

Por tus ojazos negros, troneras de tu alma,
¡demonio sin piedad!, viérteme menos fuego,
no soy, para abrazarte nueve veces, La Estigia,

ni, ¡qué lastima!, puedo, oh lasciva Megera,
si quiero someter tu ardor y acorralarte,
en tu lecho infernal hacerme Proserpina.

*Traducción de Luis Martínez de Merlo (Las Flores del Mal, ed. Cátedra)

I’m a creep, I don’t belong here…

La secuencia, canción incluida, es de la peli “Happily Ever After” (2004). Secuencia y música, son muy lindas. La secuencia se comenta por sí sola. La canción de Radiohead es de 1993. No soy muy entendida en música (no, en esto tampoco soy entendida), pero si tuviera que elegir las 10 mejores canciones del siglo XX, sin duda, esta estaría en mi lista personal. Las otras 9… bufff ¡ya las pensaré otro día! Esta canción, “Creep”, cuando la sacaron, parece que no la ponían mucho en la radio porque era muy deprimente. Pero, ostras, es que es real como la vida misma. Cuando uno es un bicho raro y encima se enamora, te sientes así de estúpido y piensas estas cosas. ¿o no? ¿o soy yo la rara (entonces sería rara al cuadrado)?

Dedicado a todos bichos raros, a los que sienten que no encajan aquí, que esto no va con ellos, you’re so fucking special

Pongo las letras en versión original y su traducción. Por cierto, la actriz es la de Melancholia, la hermana, Charlotte Gainsbourg.

CREEP

When you were here before
I couldn’t look you in the eye
You’re just like an angel
Your skin makes me cry

You float like a feather
In a beautiful world
I wish I was special
You’re so fucking special

But I’m a creep
I’m a weirdo
What the hell am I doing here?
I don’t belong here

I don’t care if it hurts
I wanna have control
I want a perfect body
I want a perfect soul

I want you to notice
When I’m not around
You’re so fucking special
I wish I was special

But I’m a creep
I’m a weirdo
What the hell am I doing here?
I don’t belong here, oh, oh

She’s running out again
She’s running out
Run, run, run, run!
Run!

Whatever makes you happy
Whatever you want
You’re so fucking special
I wish I was special

But I’m a creep
I’m a weirdo
What the hell am I doing here?
I don’t belong here
I don’t belong here

CREEP (castellano)

Antes cuando estuviste aquí
No pude mirarte a los ojos,
Eres como un ángel
Tu piel me hace llorar.
Flotas como una pluma
En un mundo hermoso,
Me gustaría ser especial,
Eres tan jodidamente especial.
Pero soy despreciable, soy un bicho raro.
¿Qué diablos estoy haciendo aquí?
No pertenezco aquí.
No me importa si duele,
Quiero tener el control,
Quiero un cuerpo perfecto,
Quiero un alma perfecta.
Quiero que te des cuenta,
Cuando no estoy cerca,
Eres tan jodidamente especial,
Desearía ser especial.
Pero soy repelente, soy un bicho raro.
¿Qué diablos estoy haciendo aquí?
No pertenezco aquí.
Ella se escapa por la puerta,
Ella huye,
Ella corre, corre, corre, corre.
Lo que te haga feliz,
Lo que tú quieras,
Eres tan jodidamente especial,
Desearía ser especial.
Pero soy odioso, soy un bicho raro.
¿Qué diablos estoy haciendo aquí?
No pertenezco aquí.
No pertenezco aquí.

Número 4 – agosto de Ethical Magazine, ya está aquí!

Como ya viene siendo habitual, desde el blog me encanta cada mes anunciar la publicación de cada nuevo número de la revista online Ethical Magazine. No hace falta decir que este mes, como también es habitual, viene cargada de artículos muy interesantes y cosas muy lindas. Sobre todo hechas desde el cariño del equipo de edición de la revista, que se lo curran a saco.

Y como también viene siendo habitual, en este número viene una cosa de estas que hemos convenido en llamar “píldora antropológica”, aunque parece que este mes a más de un/a lector/a no le ha sentado muy bien… y eso que el texto es ultra-mega-light. Me explico:

Los lectores de este blog ya sabrán que lo que intento hacer en la revista Ethical Magazine es dar cuatro pinceladas muy por encima sobre temas sociales y presentarlos desde el punto de vista desde el que se suelen abordar estos temas en antropología, todo muy light, sin prácticamente posicionarme, obviamente está enfocado a lectores que no están metidos en materia antropológica y por el tipo de revista que es (no es una revista especializada en antropología) y por el espacio del que dispongo, son solo pinceladas muy muy por encima para generar preguntas y reflexión. Es algo muy sencillo, no pretende ser nada más que eso.

La cosa es que en este número intenté introducir muuuy muuuuy someramente el tema del relativismo cultural y el etnocentrismo, un poco para generar la reflexión a los lectores. Evidentemente no era para darles una guía moral de interpretación de hechos culturales (por cierto, ¿existe? Porque si existe, ¡pásenme una por favor!). Y claro, lo admito: pequé de “pardilla”. Hay cosas que no se pueden tratar de manera tan leve ni tan breve. Además tengo la sensación que la gente lo que quiere es que le des una receta, una respuesta, un dictamen ( a qué antropólogo no nos han preguntado más de una vez: “y tu qué opinas del velo? y de la ablación? qué tenemos que hacer? cuál es la solución?”)

Me da casi vergüenza pedir esto porque el texto creo que es bastante inocuo y por ello, la cuestión ralla lo surrealista… pero en cualquier caso, os invito a que leáis el texto y me digáis (en los comentarios aquí abajo o en privado) qué os parece:

Ethical Magazine, número 4. Texto “Los dilemas de la diversidad cultural”: enlace aquí.

Por cierto, a la lectora que me invita a que “esa mierda de velo me lo ponga yo” (como si el texto tratara sobre el tema del velo en las mujeres musulmanas y como si yo estuviera defendiendo el uso del velo…), le dejo este link de una entrevista estupenda a Natalia Andújar, feminista y musulmana, miembro de la Junta Islámica y directora del Centro de educación Educaislam. Esta entrevista, que salió el 18/07/2013 en La Directa, me sirvió como punto de referencia para ejemplificar el tema central del texto (que, por si acaso, vuelvo a recordar NO es el velo en las musulmanas):

 Entrevista a Natalia Andújar: “La lectura de qui vol prohibir el nicab és la mateixa que la de fonamentalistes que en validen per sobre de tot l’ús”

Y voy a hacer algo que odio profundamente, por patético, que es hacerme una autocita, pero conste que simplemente lo hago con fin aclaratorio. En el texto, casi usando las mismas palabras que Natalia en la entrevista, pongo lo siguiente:  «Más que decirles (a las mujeres) cómo deben vestirse, ¿tal vez no sería mejor dotarnos a (todas) las mujeres de herramientas de empoderamiento para que seamos nosotras quienes rompamos las cadenas?». Por lo visto, algunos/as creen que no, que las mujeres somos seres débiles y que, por tanto, otros deben hablar y decidir por nosotras. Y eso yo, lo siento, seré una chunga, pero no lo comparto.

En cualquier caso, agradezco infinitamente al equipo de edición de Ethical Magazine que me hayan dejado puntualizar y aclarar el sentido del  artículo en su página de FB. Pero bueno, necesitaba también comentarlo aquí en el blog, porque es donde suelo poner lo que pienso y siento tanto de cosas mías como ajenas. Espero no se me enfaden.

P.D.: Y ahora que lo pienso… esto de las críticas, evidentemente hay que tomarlas en cuenta y sacar lo positivo y no se puede gustar a todo el mundo, y todo eso que se dice… bla, bla , bla… pero de joder, joden. Y el que diga lo contrario miente! 😛 😉

La amarga picadura de la tarántula…

tarantismo

…La picadura, igual que el remordimiento, es dura de domar…

El primer post del mes de agosto lo dedico a otra de las “cosas” que tarde o temprano tenían que caer en este blog y que el otro día una compañera antropóloga e historiadora me hizo venir a la memoria.

Si me dijeran de quedarme con una etnografía -a parte de L’Afrique fantôme de Michel Leiris- muy probablemente elegiría la de Ernesto de Martino, La tierra del remordimiento (La terra del rimorso, 1961). Por cierto, la lectura de ambas etnografías (esta y la de Leiris) se las debo a esa asignatura llamada “Teories del trànsit” (teorías del trance), que a priori parecía un tanto bizarra y, que ahora pienso que por suerte, tuve la oportunidad de hacer durante mi época de máster. No deja de ser “curioso” que durante mis años de licenciatura, nadie me hablara de estas dos etnografías… (o será que no me acuerdo?)

Pues bien, en su etnografía, De Martino explica de una manera absolutamente maravillosa un rito de posesión llamado tarantismo que tiene lugar en el sur de Italia. La posesión, para explicarlo rápido y mal, se origina por la picadura simbólica de una tarántula, que solía picar a las mujeres campesinas de las tierras más deprimidas del sur de Italia. El dolor y el tedio que provoca tener el veneno dentro solo se podía curar danzando al ritmo de la tarantella para así exorcizar a la maléfica “taranta”.

El tarantismo, como la mayor parte de los ritos de posesión, no es otra cosa que la expresión social y corporal de los excluidos, de los desheredados de la tierra, de los que no tienen otra cosa más que su cuerpo para expresar el remordimiento, el hastío, el dolor, la angustia y la amargura hacia un orden social establecido que los condena a la miseria.

Recomiendo leer la etnografía de De Martino, porque todo lo que se pueda decir queda corto. Además, aunque uno no sea antropólogo, vale la pena leerla, porque está muy bien escrita y no es ningún peñazo de esos descriptivos interminables de los que abundan en el gremio (que a nosotros nos pirran, pero que hay que reconocer que son infumables para el resto de mortales).

Por cierto, como me señaló esta colega historiadora, el tarantismo también se practicaba en España hasta bien entrado el siglo XX. Dejo aquí el link de un interesantísimo artículo de María Tausiet, “La fiesta de la Tarántula: júbilo y congoja en el Alto Aragón (2009), donde hace un repaso histórico y bibliográfico de la presencia del tarantismo en España y describe en concreto esta práctica en tierras aragonesas.

Todo esto venía porque quería poner este maravilloso mini-documental de Gianfranco Mingozzi, de 1962, “La Taranta”, filmado en Salento (Italia) y que a pesar de ser muy cortito (18 minutejos), viene a ilustrar y a poner imagen a la etnografía de De Martino. De hecho, el documental está realizado en colaboración con el propio Ernesto de Martino.

Para poner en situación al personal, copio y pego la sinopsis introductoria de “La Taranta”:

Realizado bajo la supervisión científica del antropólogo Ernesto de Martino, y con los comentarios del poeta Salvatore Quasimodo, “La Taranta” puede ser considerado como el primer documento fílmico sobre el tarantismo, dirigido por Gian Franco Mingozzi, uno de los más importantes y atentos documentalistas italianos que analizaron temáticas con un gran compromiso civil, social, cultural y antropológico. Tras haber recorrido a fondo las tierras del Salento durante los años ’50 y ’60, Mingozzi empezó a documentar este fascinante fenómeno socio-religioso de un mundo campesino donde las víctimas de la picadura de una araña mítica – la Tarántula – requerían un extenuante exorcismo ritual de danzas frenéticas, música y dolor.

Supuestamente, las mujeres eran las victimas más fáciles de conseguir ya que llevaban falda. De hecho, éstas eran picadas mientras trabajaban en los campos recogiendo las hojas del tabaco, lugar donde solían anidar las venenosas tarántulas. Según la creencia popular, tras ser picadas por una tarántula esas mujeres acababan siendo poseídas por su veneno, que les procuraba fuertes trastornos emocionales y psíquicos atormentando sus almas. En realidad, la picadura de la tarántula simbolizaría el agotamiento físico y nervoso de esas mujeres debido a las duras condiciones de un trabajo llevado a cabo de una forma áspera y precaria, y bajo el sol de las áridas tierras del Salento. La taranta – así como la tarantella- esta música fuertemente rítmica, cadenciosa y repetitiva actuaba como terapia permitiendo a la mujer que danzaba hasta el límite de sus fuerzas liberarse del veneno inyectado mediante la picadura.

Por cierto, la ref. bibliográfica completa de la etnografía: DE MARTINO, Ernesto (2000), La tierra del remordimiento, Ed. Bellaterra UAB, Barcelona.

Espero de verdad que quien visite y lea este post le guste el documento, de verdad que es una de esas joyas de la antropología, es impagable.