Número 4 – agosto de Ethical Magazine, ya está aquí!

Como ya viene siendo habitual, desde el blog me encanta cada mes anunciar la publicación de cada nuevo número de la revista online Ethical Magazine. No hace falta decir que este mes, como también es habitual, viene cargada de artículos muy interesantes y cosas muy lindas. Sobre todo hechas desde el cariño del equipo de edición de la revista, que se lo curran a saco.

Y como también viene siendo habitual, en este número viene una cosa de estas que hemos convenido en llamar “píldora antropológica”, aunque parece que este mes a más de un/a lector/a no le ha sentado muy bien… y eso que el texto es ultra-mega-light. Me explico:

Los lectores de este blog ya sabrán que lo que intento hacer en la revista Ethical Magazine es dar cuatro pinceladas muy por encima sobre temas sociales y presentarlos desde el punto de vista desde el que se suelen abordar estos temas en antropología, todo muy light, sin prácticamente posicionarme, obviamente está enfocado a lectores que no están metidos en materia antropológica y por el tipo de revista que es (no es una revista especializada en antropología) y por el espacio del que dispongo, son solo pinceladas muy muy por encima para generar preguntas y reflexión. Es algo muy sencillo, no pretende ser nada más que eso.

La cosa es que en este número intenté introducir muuuy muuuuy someramente el tema del relativismo cultural y el etnocentrismo, un poco para generar la reflexión a los lectores. Evidentemente no era para darles una guía moral de interpretación de hechos culturales (por cierto, ¿existe? Porque si existe, ¡pásenme una por favor!). Y claro, lo admito: pequé de “pardilla”. Hay cosas que no se pueden tratar de manera tan leve ni tan breve. Además tengo la sensación que la gente lo que quiere es que le des una receta, una respuesta, un dictamen ( a qué antropólogo no nos han preguntado más de una vez: “y tu qué opinas del velo? y de la ablación? qué tenemos que hacer? cuál es la solución?”)

Me da casi vergüenza pedir esto porque el texto creo que es bastante inocuo y por ello, la cuestión ralla lo surrealista… pero en cualquier caso, os invito a que leáis el texto y me digáis (en los comentarios aquí abajo o en privado) qué os parece:

Ethical Magazine, número 4. Texto “Los dilemas de la diversidad cultural”: enlace aquí.

Por cierto, a la lectora que me invita a que “esa mierda de velo me lo ponga yo” (como si el texto tratara sobre el tema del velo en las mujeres musulmanas y como si yo estuviera defendiendo el uso del velo…), le dejo este link de una entrevista estupenda a Natalia Andújar, feminista y musulmana, miembro de la Junta Islámica y directora del Centro de educación Educaislam. Esta entrevista, que salió el 18/07/2013 en La Directa, me sirvió como punto de referencia para ejemplificar el tema central del texto (que, por si acaso, vuelvo a recordar NO es el velo en las musulmanas):

 Entrevista a Natalia Andújar: “La lectura de qui vol prohibir el nicab és la mateixa que la de fonamentalistes que en validen per sobre de tot l’ús”

Y voy a hacer algo que odio profundamente, por patético, que es hacerme una autocita, pero conste que simplemente lo hago con fin aclaratorio. En el texto, casi usando las mismas palabras que Natalia en la entrevista, pongo lo siguiente:  «Más que decirles (a las mujeres) cómo deben vestirse, ¿tal vez no sería mejor dotarnos a (todas) las mujeres de herramientas de empoderamiento para que seamos nosotras quienes rompamos las cadenas?». Por lo visto, algunos/as creen que no, que las mujeres somos seres débiles y que, por tanto, otros deben hablar y decidir por nosotras. Y eso yo, lo siento, seré una chunga, pero no lo comparto.

En cualquier caso, agradezco infinitamente al equipo de edición de Ethical Magazine que me hayan dejado puntualizar y aclarar el sentido del  artículo en su página de FB. Pero bueno, necesitaba también comentarlo aquí en el blog, porque es donde suelo poner lo que pienso y siento tanto de cosas mías como ajenas. Espero no se me enfaden.

P.D.: Y ahora que lo pienso… esto de las críticas, evidentemente hay que tomarlas en cuenta y sacar lo positivo y no se puede gustar a todo el mundo, y todo eso que se dice… bla, bla , bla… pero de joder, joden. Y el que diga lo contrario miente! 😛 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s