La amarga picadura de la tarántula…

tarantismo

…La picadura, igual que el remordimiento, es dura de domar…

El primer post del mes de agosto lo dedico a otra de las “cosas” que tarde o temprano tenían que caer en este blog y que el otro día una compañera antropóloga e historiadora me hizo venir a la memoria.

Si me dijeran de quedarme con una etnografía -a parte de L’Afrique fantôme de Michel Leiris- muy probablemente elegiría la de Ernesto de Martino, La tierra del remordimiento (La terra del rimorso, 1961). Por cierto, la lectura de ambas etnografías (esta y la de Leiris) se las debo a esa asignatura llamada “Teories del trànsit” (teorías del trance), que a priori parecía un tanto bizarra y, que ahora pienso que por suerte, tuve la oportunidad de hacer durante mi época de máster. No deja de ser “curioso” que durante mis años de licenciatura, nadie me hablara de estas dos etnografías… (o será que no me acuerdo?)

Pues bien, en su etnografía, De Martino explica de una manera absolutamente maravillosa un rito de posesión llamado tarantismo que tiene lugar en el sur de Italia. La posesión, para explicarlo rápido y mal, se origina por la picadura simbólica de una tarántula, que solía picar a las mujeres campesinas de las tierras más deprimidas del sur de Italia. El dolor y el tedio que provoca tener el veneno dentro solo se podía curar danzando al ritmo de la tarantella para así exorcizar a la maléfica “taranta”.

El tarantismo, como la mayor parte de los ritos de posesión, no es otra cosa que la expresión social y corporal de los excluidos, de los desheredados de la tierra, de los que no tienen otra cosa más que su cuerpo para expresar el remordimiento, el hastío, el dolor, la angustia y la amargura hacia un orden social establecido que los condena a la miseria.

Recomiendo leer la etnografía de De Martino, porque todo lo que se pueda decir queda corto. Además, aunque uno no sea antropólogo, vale la pena leerla, porque está muy bien escrita y no es ningún peñazo de esos descriptivos interminables de los que abundan en el gremio (que a nosotros nos pirran, pero que hay que reconocer que son infumables para el resto de mortales).

Por cierto, como me señaló esta colega historiadora, el tarantismo también se practicaba en España hasta bien entrado el siglo XX. Dejo aquí el link de un interesantísimo artículo de María Tausiet, “La fiesta de la Tarántula: júbilo y congoja en el Alto Aragón (2009), donde hace un repaso histórico y bibliográfico de la presencia del tarantismo en España y describe en concreto esta práctica en tierras aragonesas.

Todo esto venía porque quería poner este maravilloso mini-documental de Gianfranco Mingozzi, de 1962, “La Taranta”, filmado en Salento (Italia) y que a pesar de ser muy cortito (18 minutejos), viene a ilustrar y a poner imagen a la etnografía de De Martino. De hecho, el documental está realizado en colaboración con el propio Ernesto de Martino.

Para poner en situación al personal, copio y pego la sinopsis introductoria de “La Taranta”:

Realizado bajo la supervisión científica del antropólogo Ernesto de Martino, y con los comentarios del poeta Salvatore Quasimodo, “La Taranta” puede ser considerado como el primer documento fílmico sobre el tarantismo, dirigido por Gian Franco Mingozzi, uno de los más importantes y atentos documentalistas italianos que analizaron temáticas con un gran compromiso civil, social, cultural y antropológico. Tras haber recorrido a fondo las tierras del Salento durante los años ’50 y ’60, Mingozzi empezó a documentar este fascinante fenómeno socio-religioso de un mundo campesino donde las víctimas de la picadura de una araña mítica – la Tarántula – requerían un extenuante exorcismo ritual de danzas frenéticas, música y dolor.

Supuestamente, las mujeres eran las victimas más fáciles de conseguir ya que llevaban falda. De hecho, éstas eran picadas mientras trabajaban en los campos recogiendo las hojas del tabaco, lugar donde solían anidar las venenosas tarántulas. Según la creencia popular, tras ser picadas por una tarántula esas mujeres acababan siendo poseídas por su veneno, que les procuraba fuertes trastornos emocionales y psíquicos atormentando sus almas. En realidad, la picadura de la tarántula simbolizaría el agotamiento físico y nervoso de esas mujeres debido a las duras condiciones de un trabajo llevado a cabo de una forma áspera y precaria, y bajo el sol de las áridas tierras del Salento. La taranta – así como la tarantella- esta música fuertemente rítmica, cadenciosa y repetitiva actuaba como terapia permitiendo a la mujer que danzaba hasta el límite de sus fuerzas liberarse del veneno inyectado mediante la picadura.

Por cierto, la ref. bibliográfica completa de la etnografía: DE MARTINO, Ernesto (2000), La tierra del remordimiento, Ed. Bellaterra UAB, Barcelona.

Espero de verdad que quien visite y lea este post le guste el documento, de verdad que es una de esas joyas de la antropología, es impagable.

La clase obrera invisibilizada: de ni-nis, currelas, inmigrantes y otros parias

Hace unos meses, la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca), en pleno debate de la ILP, decidió distribuir pegatinas con el lema “Stop Desahucios” a través de la revista Pronto. Recuerdo perfectamente que cuando salió la revista, muchos de los colectivos de “indignados” estaban escandalizados por ello e hicieron “rular” por la red (facebook, twitter) la foto de la revista con las pegatinas, al tiempo que clamaban contra la revista Pronto por supuestamente banalizar una lucha social muy seria. Paradójicamente, poco después, Ada Colau anunció que colaboraría semanalmente con la revista, atendiendo una sección de consultas sobre hipotecas, desahucios, etc. Justificó esa decisión diciendo que los lectores de la revista Pronto pertenecían a un sector social al que las problemáticas que defiende la PAH seguramente le eran muy familiares y que, por tanto, era una manera de poder atender sus dudas y además podría servir para movilizar a ese sector (señoras de clases populares, de Santa Coloma, del Hospi o de Vallecas, sin formación superior, ni másteres, ni idiomas, muchas probablemente amas de casa o fregadoras de escaleras).  Más tarde, Ada Colau acudió (y ha acudido más de una vez) al programa de telecinco El Gran Debate a explicar los motivos de la lucha que lleva a cabo la gente de la PAH.

Zas! en toda la boca a los colectivos de alternativos “rebelde-way” de clase media, que hasta hace 2 días pensaban que el mundo y el sistema capitalista eran maravillosos y que bueno sí, ahora han “despertado”, que ya es algo.  Pero claro, lo han hecho cuando les han tocado a ellos su posición en la escala social y los han mandado un poquito hacia abajo y los han puesto al lado de esa clase social a la que supuestamente defienden, pero con la que no se quieren “ajuntar” demasiado, porque por favor, ellos tienen más clase, tienen carreras, se han ido de erasmus, no ven la tele, consumen solo ocio de teatro y ven cine indie y hacen todas esas cosas que marcan una posición de clase social (aunque paradójicamente ellos parezcan no ser conscientes)… Pero bueno, han despertado, ya es algo.

Da un poco de rabia cuando esta gente, que suele enarbolar la voz de las clases bajas en sus luchas sociales, miran por encima del hombro a los currelas y a las chonis y echan pestes de todo lo que suelen hacer y decir estos, sobre todo, en relación al ocio: la telebasura, el fútbol, la música comercial, el botellón, las macrodiscotecas, etc. etc. Estamos de acuerdo que la televisión y todas esas cosas son herramientas para idiotizar a las masas. También es cierto que una de las “gracias” del sistema es que provoca que los más pobres y explotados casi no tengan ni tiempo de pensar y de hacer algo más allá que sobrevivir en su asfixiante día a día. Eso no les exime de no luchar, está claro. Pero es que no sé si esta clase media tan alternativa se avendría a que en las manis se sumaran chonis, ‘nengs’ e inmigrantes. Por cierto, ¿alguien los ha visto en las manis? ¿Alguien de estos colectivos se ha preguntado por qué en las manis no está presente la clase baja? ¿A alguien le preocupa esto? ¿O es mejor que no se nos ajunten, no vaya a ser que “manchen” o desprestigien la causa? Vuelve a pasar lo de siempre en estos casos y que por ejemplo, en temas de inmigración lo vemos repetidamente: lo de confundir la consecuencia con la causa. Es el rollo aquel de la profecía autocumplida. Una cosa es que el sistema trate de idiotizar a las masas y que cree gente de clase baja, sin formación y de cultura e intereses populares (no me gusta este término “popular”, pero creo que se me entiende). Otra cosa es pensar que esa gente es idiota y por tanto, despreciable e inferior per se.

Si existe algún lector asiduo al blog (…bola del oeste…), ya sabrá que este tema del estigma clasista hacia la clase baja por parte de colectivos y sectores sociales que dicen luchar contra eso, es algo que me quema bastante. Que conste que no son todos así y que además siempre me sabe mal expresar esta especie de resentimiento (que reconozco que es más bien visceral, emocional y poco reflexivo), pues muchos de mis amigos, compañeros de universidad, etc. pertenecen a esta clase social y están envueltos en colectivos de estos “militantes” (o “activistas”, que es más cool) que antes se llamaban de progres y que hoy se llaman de izquierda o incluso de extrema izquierda (donde también hay mucho señorito de casa mediobien). Incluso yo misma, que siempre digo que me identifico con esta clase baja, que es de la que provengo, tampoco soy un “especimen” paradigmático, y me lo podrían echar en cara tanto muchos de este sector alternativo vinculado a los movimientos sociales como excolegas de la escuela, excompañeros de curro, vecinos o familiares. Sin embargo, no sé por qué pero esto de ser de clase baja es algo que se lleva escrito en la cara y te lo huelen los de las medianías a cien leguas. Pero, bueno, ¿y qué pasa?¿eh?

Todo esto viene porque el 14 de julio pasado se publicó en Kaos en la Red un magnífico artículo escrito por Nega, el rapero de Los Chikos del Maíz y que venía en respuesta a un escrito previo de Pablo Iglesias de La Tuerka, una de las cabezas “mediáticas” de esto que se llama “movimientos sociales”. Justamente Nega habla sobre esto y lo denuncia con la intención de dar un toque de atención y reivindicar que en la lucha debemos estar todos incluídos y no excluir a los excluidos. El propio sistema capitalista con su ideología para la clase media (masas) ha despojado a la clase obrera del componente “obrero”, que es lo que la aglutinaría a toda, y no debemos caer en su trampa. Pongo el link del artículo, es larguito, pero vale la pena detenerse a leerlo. En realidad, esta entrada de hoy era para introducir el artículo de Nega, pero como siempre me enrollo como las persianas… sorry…

«La clase obrera hoy: canis e informáticos (Respuesta a Pablo Iglesias), La clase obrera, los de abajo, los invisibles, los explotados… en el marco del capitalismo post-industrial»

P.D.: Perdón por la chapa despotricante que contiene la entrada, hoy tocaba blog en modo “terapia antirábica total”… es un alivio tener esto para escribir… si alguien lee esto, espero comprenda el uso que a menudo le doy al blog.

currelantes-del-mundo-unios

Sinnerman

En su día, cuando inauguré este blog lo hice con mi canción favorita de Nina Simone, una canción con la que hace del cuerpo y de la corporalidad su bandera y en la que habla sobre los desheredados y desheredadas de la tierra, a quienes no les queda nada más (ni nada menos) que su cuerpo para reivindicar su vida y su libertad. Sin embargo, hoy me apetecía poner esta, “Sinnerman” (Pecador), que es una canción espiritual americana de principios de siglo XX, pero que se hizo mundialmente conocida en la voz de Nina Simone.

La canción, con su letra y ritmos, insistentes, con fuerza, repetitivos, es absolutamente hipnótica, obsesiva, posesiva (en un sentido religioso). Es música espiritual y por ello, tiene una función religiosa muy concreta, que creo que cumple con creces. De hecho, parece que esta canción la utilizaba la madre de Nina Simone, que era ministra de la iglesia Metodista, para conseguir que los fieles confesaran sus pecados durante los oficios religiosos.

Espero que la disfruten!

Perpet(r/u)adores de la barbarie y el dolor agónico

Este miércoles y jueves pasados (10 y 11 de julio) se ha estado debatiendo en el Congreso de los Diputados la ILP protaurina que pretende declarar la tauromaquia Bien de Interés Cultural (BIC). Esta Iniciativa Legislativa Popular ha sido promovida por la Federación de Entidades Taurinas de Catalunya, que siguen rabiando ansiosos de contemplar sangre y tortura taurinas en estas tierras. Recordemos que en Catalunya, el 28 de julio de 2010, tras una dura ILP, se aprobó la abolición de las corridas de toros y la ley entró en vigor en enero de 2012.

Todos sabemos que van a aprobar la ILP sin problemas y con honores y laureles. Con el gobierno casposo que tenemos (y otros que no están en el gobierno pero que también están en el Congreso), ni siquiera hacía falta promoverla, como seguramente tampoco hará falta promover que vuelvan a poner la hurraca en la bandera oficial del estado, ni que vuelvan a hacer cantar el cara al sol a los escolares, todo llegará “solo”. En cualquier caso, me parece curioso que esta ILP, que quiere que la tauromaquia siga siendo subvencionada y protegida con dinero público al serle otorgado el reconocimiento este que llaman “BIC”, esté pasando bastante desapercibida entre la gente, incluso en los grandes medios del Régimen. No sé si es bueno o es malo, pero por lo menos, es curioso porque yo entendía que las ILP eran cuestiones que preocupaban al pueblo (y que por lo tanto estaban en la calle, se hablaba de ello, etc.) y no tengo esta sensación de que se hable de ello salvo en círculos animalistas o antianimalistas. No sé si esa indiferencia de la gente de la calle es porque los que callan otorgan y están de acuerdo (aunque hubieran ido raudos y veloces a firmar la ILP, no?) o más bien es porque a nadie le parece vital que la tauromaquia sea BIC. También hacer notar que estos de la ILP protaurina han conseguido poco más de 500.000 firmas en todo el Estado (las mínimas requeridas) en casi 12 meses (la ILP antitaurina de Catalunya recogió 105.000 firmas solo en Catalunya, más del doble de las mínimas requeridas, y en solo 4 meses, que era el plazo marcado por ley aquí) y va a conseguir la aprobación en el Congreso. La ILP de la PAH, que pedía una solución económica y social para los afectados por la estafa de las hipotecas, llegó al congreso con más de 1.400.000 firmas y la tumbaron. En fin. Será un tema de prioridades.

José Enrique Zaldívar es veterinario de la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia (AVAT). En su comparecencia (muy parecida a la que en su día dió en el Parlament) explica de manera muy clara y creo que muy bien argumentada con datos objetivos, las consecuencias de la lidia en el toro, el daño que se le inflige a este durante la lidia desde un punto de vista físico y las lesiones físicas y anatómicas que se le producen al toro y el dolor que como consecuencia de ello, sufre en lenta agonía hasta su muerte. Por eso he puesto el link, no es muy largo y creo que vale la pena escucharlo.

Como veréis que dice Zaldívar, incluso en los propios reglamentos de la lidia, se usan términos como “castigo” y “agonía”. ¿Pero esto no habíamos quedado que solo era propio de humanos? Aaa…migos… Es lo de siempre: lo que se niega del animal (capacidad de sentir emociones-miedo, dolor, ira, etc., capacidad de sufrir, de sentir dolor físico) es justamente lo que se usa para estructurar una práctica y provocar los resultados que se buscan en el animal: que el toro reaccione de una manera determinada para que desempeñe el papel que le han asignado dentro del show, que no es otro que el rol de toro “bravo” y que “pelea” (lucha por su vida ante un ataque salvaje para el que nadie le ha entrenado ni le ha avisado previamente). De esta manera, el macabro espectáculo parece una coreografía artística. Sí, y es macabro, sí, y eso no se puede negar, porque aún en el caso de que no supiéramos ni viéramos el sufrimiento del toro, lo que sí se ve es cómo se burla al toro, cómo se le humilla, cómo se le hiere, cómo sangra, cómo se le da muerte. Y eso no me puede negar nadie que es lo que se ve si se mira una corrida. El espectáculo es macabro si uno observa desde fuera a aquellos que, no solo les importa una mierda el sufrimiento de un animal, sino que además les hace gracia y es lo que pagan por ver.

No me quiero enrollar mucho más, pero evidentemente la clave está en la consideración del toro y el lugar que ocupan los animales dentro de la “cosmovisión” de nuestra sociedad. En nuestra sociedad los animales no-humanos son no-personas (no solo que no son considerados personas, sino que son individuos que son definidos justamente por negación y contraposición: no-persona/no-humano), por tanto, el sufrimiento de un animal no-humano no es relevante. Estoy cansada de ver estudios panegíricos y etnografías pretendidamente “objetivas” sobre la “fiesta” y en ninguna se dedica siquiera un capítulo a hablar del toro (pero no en términos simbólicos, metafísicos, estéticos, no: hablar del toro y de lo que le pasa a este). El toro simplemente no es un “otro”, no es ni social, ni individual, ni etnográficamente relevante y por tanto se omite, no está. No importa. En cuanto al espectáculo en sí, nadie considera importante que un animal sufra, da lo mismo. La empatía se frena cuando el “otro” es un animal no-humano. La empatía no ha lugar cuando consideramos que el “otro” no solo no tiene nada en común con “nosotros”, sino que además consideramos que posee atributos antitéticos a nosotros y que consideramos moralmente inferiores a los nuestros.

En fin. Barbarie, en la segunda acepción de la RAE, significa “fiereza, crueldad”. Y no nos referimos a la bestias, no. A pesar de que para griegos y romanos el bárbaro siempre era el (y lo) que venía de fuera, paradójicamente en este caso, el bárbaro, es el que pretende institucionalizar y perpetuar por ley la barbarie desde dentro, es justamente el que está aquí y es el que se considera el más legitimado para representar y hablar en nombre de la cultura y de la identidad autóctonas.

Que no me cuenten milongas tradicionalistas, ni artísticas, ni literarias, ni estéticas: infligir un castigo a un animal para provocarle agonía y muerte sabiendo perfectamente y reconociendo que se le provoca dolor, es simplemente inaceptable. Por ahí no paso, no. Solo espero que algún día los animales humanos dejen a los toros y al resto de animales vivir y morir en paz.

Ethical Magazine, el número 3!

Inauguro posts de julio (uueeee!!) para anunciar que ya ha salido al mundo el tercer número de Ethical Magazine. Como siempre cargadito de articulos y entrevistas superinteresantes para pasar un buen rato de verano leyendo.

En este número, viene una entrevista muy completa a Leonardo Anselmi, que como muchos ya supongo que saben, es el coordinador de la ONG animalista Libera y en su día fue también la cabeza visible de PROU!, la plataforma ciudadana que promovió la ILP antitaurina en Catalunya y cuyo feliz resultado fue la prohibición de las corridas de toros en esta región de la Península, en vigor desde hace añito y medio (y por siempre más!).

En la revista también hay un artículo que habla sobre el uso y explotación de animales en el cine y otro artículo bien interesante que reflexiona sobre esto que llamamos “comercio justo”. Hay artículos sobre música, nutrición, deporte y sobre la vida de los habitantes de El Hogar ProVegan.

Por cierto, también hay un artículo que está muy bien sobre kinésica y sobre la importancia de atender a los gestos y el lenguaje corporal. Este es un tema que me interesa muchísimo, y que conecta, en cierto modo, con toda esa entrañable “super pandi” (con cariño) que suele pulular por mi tesis doctoral: G.H. Mead, Goffman, Sacks, Bateson, Birdwhistell, Cicourel and company. Aunque el artículo de Paula González lo aborda desde otro punto de vista diferente, pero no por ello menos interesante. Me gusta porque además de explicar la importancia de atender al uso social del cuerpo (que no sé por qué siempre olvidamos), también sugiere algo que muchos de estos autores que he citado antes omiten: los gestos universales. Si, como ya está más que aceptado por la comunidad científica, existen emociones universales, ¿existen pues gestos universales? Darwin afirmó que rotundamente sí, hay gestos universales tanto dentro de una misma especie, como transversales, que atraviesan la barrera de las especies. Normalmente son aquellos gestos referidos a las emociones primarias y que resultan de una respuesta que parte desde nuestro cerebro como reacción a un estímulo externo (miedo, ira, tristeza, alegría, asco, sorpesa… depende de los autores se incluyen/excluyen otras).

En este nuevo número de Ethical Magazine, también pongo mi pequeña píldora antropológica: en «Deshaciendo el género» he querido apuntar cuatro cosillas básicas sobre cómo se plantea la cuestión de sexo/género desde la antropología para invitar a la reflexión a lectores no metidos en ella. Espero que pueda serle útil a alguien. Bueno, que no me enrollo más y pongo el link, que soy muy cansina. La revista es online y gratuita.

eth3

www.ethicalmagazine.org

¿No oyes caer las gotas de mi melancolía?

nb-melancholia-BM-Vermischtes-Berlin

Melancholia, Lars von Trier (2011)

«En la medida en que una actuación destaca los valores oficiales corrientes de la sociedad en la cual tiene lugar, podemos considerarla, a la manera de Durkheim y Radcliffe-Brown, como una ceremonia, un expresivo rejuvenecimiento y reafirmación de los valores morales de la comunidad. […] El mundo es, en verdad, una boda».

Erving Goffman, La presentación de la persona en la vida cotidiana (1959)

La primera vez que vi esta obra de arte pensé en Goffman y Durkheim. Sociedad. Individuo. Melancolía… Pero es mucho más que eso. La película sugiere tantas cosas y sé que hay tantas otras que se me escapan… Es abrumadora.

Hasta el jueves que viene la reponen en el Cine Méliès (Barcelona), por si alguien de Barna se quiere regalar una noche de éxtasis cinéfilo en pantalla grande (como tiene que ser): Melancholia.

P.D.: El título del post lo “cogí prestado” de Ruben Darío.

Foguera Joana

Hoguera_joana

Foto: Rafael Marchante (Reuters)

Dejo unos lindos fragmentos del poema «Foguera Joana» (Hoguera Juana) de Maria Mercè Marçal (1952-1998), una de mis poetas preferidas. Pertenece a su poemario Bruixa de Dol (Bruja de Luto) de 1979. Por mucho que el ayuntamiento de Barcelona se empecine en lo contrario, la noche de Sant Joan és noche de fuego y de hoguera. Siento no poder poner la traducción al castellano, la intentaré poner más adelante.

Feliz verbena de San Juan a tothom.

Foguera Joana

Damunt un cel de fil
amb unes vores fetes de coixí,
avui regna la lluna amor,
i cap flor no es tanca.

***

Amic, et citaré al cor d’una petxina.
Petit ocell, ajoca’t en el pit de l’onada.
Dóna’m la llengua, amor. Dóna’m la sal.
I dóna’m també
aquest dolç llangardaix que en duu follia
quan s’enfila per l’herba.
Ben a pleret, que ens hi atrapi l’alba.

***

Els meus pits són dos ocells engabiats
quan els teus dits els cerquen
per entre les fulles i les flors del vestit.

Però quan fulles i flors cauen a terra
-que el desig porta dalla!-
són dos peixos que et fugen de les mans
en les crestes nevades de la mar.

***
Dolç enemic,
amb caçapapallones
em pares trampes
pels plecs del plaer.

***

Avui tancaria el llangardaix en una gàbia.
I que fos la festa dels dits,
la dansa de l’heura a cau d’orella,
la tendresa de la planta dels peus,
l’or negre de cella i de l’aixella.
Seguiria els camins que el deliri oblida
amb pas molt lent
com el del bou que llaura
aquest paisatge de lluna gitana.

***

Perquè venies sense armes
t’he obert les set portes del castell
i cap guaita no he deixat rere els merlets.
I he llençat l’anell a l’aigua
perquè un peix, o la lluna,
el guardi en el seu ventre.

***

Veniu, a pler, records
i atieu la foguera
-la foguera joana!
Tot aquest bosc
ja només és estelles
i el llenyataire
ha perdut el passos.
Cal canviar depressa el decorat
perquè puguin florir a temps la berbena.

Maria Mercè Marçal (1979)

MINOLTA DIGITAL CAMERA

A tua presença…

Cuelgo esta linda canción, es un de mis favoritas. Me encanta la letra y me encanta cómo la canta Caetano. Pertenece a su álbum Qualquer coisa, publicado en 1975.

Las imágenes que acompañan la música pertenecen a ¡Que viva México!, el documental (incompleto) de Sergei M. Eisenstein (1932). Pongo la letra en portugués, creo que no hace falta que la ponga en castellano, porque se entiende de sobra.

Espero les guste.

[WARNING: el link hay que visualizarlo desde el youtube. Perdón por las molestias… es lo que tiene tener un blog  en versión “de gratis”, todo son limitaciones. Es una lástima, pero es evidente que en el mundo de los bloggers también hay clases]

A TUA PRESENÇA

A tua presença
Entra pelos sete buracos da minha cabeça
A tua presença
Pelos olhos, boca, narinas e orelhas
A tua presença
Paralisa meu momento em que tudo começa
A tua presença
Desintegra e atualiza a minha presença
A tua presença
Envolve meu tronco, meus braços e minhas pernas
A tua presença
É branca verde, vermelha azul e amarela
A tua presença
É negra, negra, negra
Negra, negra, negra
Negra, negra, negra
A tua presença
Transborda pelas portas e pelas janelas
A tua presença
Silencia os automóveis e as motocicletas
A tua presença
Se espalha no campo derrubando as cercas
A tua presença
É tudo que se come, tudo que se reza
A tua presença
Coagula o jorro da noite sangrenta
A tua presença é a coisa mais bonita em toda a natureza
A tua presença
Mantém sempre teso o arco da promessa
A tua presença
Morena, morena, morena
Morena, morena, morena
Morena

Caetano Veloso – 1975

Segunda dosis de Ethical Magazine!

Ya está disponible en la red el número de Junio de la revista Ethical Magazine. Después de la primera, el listón estaba muy alto. Pero no nos han defraudado. ¡Al contrario! Este número 2 viene cargadito de nuevas entrevistas e interesantes artículos sobre música, documentales, animales, deporte, nutrición, moda, recetas… de todo para pasar un buen rato de lectura y enterarnos de cosas importantes e interesantes.

En este número también suministro una nueva píldora antropológica a los pacientes lectores. En esta nueva ración de antropología para todos los públicos, he querido escribir algo (ni que sea un poquitín-tín-tín) en defensa de “los salvajes”, esos otros que desde fuera de la antropología son vistos como sociedades atrasadas, rudiementarias y a los que, sin que seamos del todo conscientes, estamos categorizando moralmente, pues muchas veces, detrás de esas consideraciones subyace la idea de que los primitivos (como su nombre ya indica…) no son desarrollados y que por tanto, son “peores”. Espero que a la gente que no está muy familiarizada con la antropología, le guste, o que por lo menos, le haga reflexionar un poquito sobre cosas que normalmente damos por hechas o por sabidas y que no somos conscientes de hasta qué punto van cargadas de una mochila moral etnocéntrica.

Por cierto, me ha gustado mucho el artículo “Al servicio de su amo” sobre los perros lazarillo y sobre los animales que en general son usados como meras herramientas de trabajo (perros rastreadores, de seguridad, etc.). Siempre que me cruzo con alguno de ellos por la calle, en el metro, o donde sea, se me retuercen el estómago y el alma. Creo que para los que no estén muy metidos en el tema de los derechos de los animales, tal vez les pueda chocar un poco lo que dice Cristina Izquierdo, pues la imagen y la consideración positivas del uso de perros lazarillo están muy extendidas socialmente. A quien le sorprenda que pueda ponerse en tela de juicio esa consideración positiva y que se denuncie la existencia de perros-herramienta en nuestra sociedad, le recomiendo que se lea el artículo de Cristina. Por lo menos, le invitará a la reflexión. Y no comento más cosas que me sugiere el tema para crear “intringulis” y que os leáis el artículo. Luego, si alguien quiere comentar y debatir sobre él, pues ya sabe, aquí estamos!

No me enrollo más, que hay 158 páginas a todo color y con fotos super chulas para mirar y leer!! Enjoy!

ethical2

www.ethicalmagazine.org

Máscaras anti-gas

occupy gezi

“Hay un problema que se llama Twitter”. Esta es la afirmación que hizo hace unos días el primer ministro turco, Recept Tayyip Erdogan, aludiendo a la supuesta toxicidad del intercambio de información vía redes sociales. A través de estos medios, el contenido de la información se hace más difícil de controlar sutilmente por el poder (control sutil e indirecto, como les gusta hacerlo para que todo parezca democrático), dada la inmediatez y la multisituacionalidad de las fuentes de las que emana toda esa información. Esta “toxicidad” parece que radica también en la capacidad de twitter y demás redes virtuales de interconectar a las personas y movilizarlas virtualmente a espacios y tiempos concretos donde, como por arte de magia, en un momento dado, devendrán presencias corpóreas, reales. Con estas declaraciones, Erdogan quiso responsabilizar así a las redes sociales de los disturbios en Estambul y otras ciudades turcas. O mejor dicho, más que responsabilizar, de esta manera, lo que quiso hacer fue justificar e intentar legitimar los ataques represivos brutales de la policía hacia los ciudadanos turcos.

Quería poner esta linda foto del pajarito de twitter con la máscara anti-gas. Creo que la máscara se ha convertido ya en todo un símbolo del levantamiento del pueblo turco contra su Estado, contra el neoliberalismo y contra el capital. La máscara anti-gas ya no solo es la máscara de autoprotección de los manifestantes turcos contra los lacrimógenos y el gas pimienta con los que la policía les ataca en las calles, sino que también, la máscara anti-gas se ha convertido a nivel global en el símbolo que representa y evidencia la toxicidad del estado, de la democracia, del capitalismo y de sus gobernantes. El aire de la democracia neoliberal es ya irrespirable para demasiados. El capitalismo y su más fiel servidor, el Estado, nos están ahogando hasta matarnos.

Dejo aquí un genial fragmento de lo que recientemente ha escrito Rafael Narbona sobre lo que está sucediendo en Turquía. Son unas reflexiones que suscribo completamente y lo copio y pego literalmente de su blog porque, como casi siempre que leo a Narbona, me veo incapaz de expresarlo mejor:

Sólo hay una cosa clara. Los pueblos se rebelan contra el Nuevo Orden Mundial. El Neoliberalismo no es una escuela del pensamiento económico, sino la fórmula ideada por el capitalismo para perpetuar la explotación y la desigualdad. Los turcos que protestan en la calle no obran a ciegas. No son “saqueadores” o “terroristas”. Saben lo que hacen. Por eso, gritan “Abajo el fascismo”, “Unidos con codo contra el fascismo” o “Erdogan, dictador, llegó tu hora”. Simplificando, piden libertad, justicia y solidaridad. Su clamor es un clamor universal que ya se ha escuchado en Madrid, Atenas, París, Roma, Dublín y Lisboa. Saber que la policía ha atacado las sedes del Partido Comunista en Turquía me infunde cierta esperanza, pues confirma que el fantasma del comunismo sigue vivo, dispuesto a quitarle el sueño a los ricos y poderosos. En el mundo actual, no hay muchos motivos para el optimismo, pero contemplar las calles de Estambul en llamas y con el asfalto roto me hace sonreír, pensando que el espíritu humano renace en el momento más inesperado. Los turcos luchan con la dignidad del esclavo que se alza contra sus amos, sin ignorar que la victoria es la posibilidad más remota. Su ejemplo debería extenderse por el resto del planeta, sobre todo en países como España, donde el paro, la pobreza, los desahucios y la desnutrición infantil afectan a un porcentaje escandaloso de personas. Ya lo dije una vez y lo repito. La indignación debería convertirse en insurrección. Si alguien me considera un exaltado, le recuerdo el caso de un niño de una escuela de Girona al que le sorprendieron hace unos días hurgando en la basura. “Eso está mal”, dijo la maestra. “¿Por qué?”, replicó el niño. “Es lo que hace mi mamá”. Otro niño se permitió un gesto de humor: “Traigo un bocadillo mágico. Pan con pan”. Mientras se producen estas escenas, Amancio Ortega ya es la tercera fortuna del planeta con 43.000 millones de euros. El contraste es obsceno y profundamente inmoral. Ojalá las calles de Madrid, Barcelona, Valencia o Donostia imiten a los turcos, pero sin batucadas ni consignas pacifistas. No hacen falta reformas, sino una revolución. Los estudiantes que se rebelaron en mayo de 1968 no se equivocaban al escribir en las paredes: “No pongas parches; la estructura está podrida”. Una estructura podrida nunca podrá ser la base de un mañana ético, sin niños hambrientos ni trabajadores explotados.

Rafael Narbona.

Fragmento extraído del blog http://www.rafaelnarbona.es

Para leer su post completo, que lo recomiendo 100%: pinchar aquí.