«Et lassata viris, sed non satiata recessit»

438587e52a2db_big

Édouard Manet, Retrato de Jeanne Duval, 1862. Óleo sobre canvas. 113 x 90 cm. Museum of Fine Arts, Budapest.

Creo que Baudelaire es de esos poetas que o te gusta mucho o no te gusta nada. Personalmente, la sensación de deslumbramiento (o aturdimiento o algo parecido) que me produjo el descubrimiento de la belleza de las imágenes y la fuerza de la poesía de Baudelaire es una de esas sensaciones que no olvidaré en la vida. Este soneto que cuelgo hoy, que es uno de los más conocidos de Charles Baudelaire y uno de mis favoritos, pertenece a Las Flores del Mal y es una de las composiciones dedicadas a Jeanne Duval, la amante haitiana del poeta, la “Venus negra”, “el Fausto de la Sabana“, con la que mantuvo una relación bastante atormentada, más que nada porque a menudo parece que le daba calabazas, dicen porque era lesbiana, de ahí las referencias constantes al lesbianismo tanto en el ciclo de poemas dedicado a ella, como en este poema en particular.

Estaba dudando en si poner o no este retrato que le hizo Édouard Manet. Después de leer todo lo que Baudelaire expresa sobre Jeanne Duval en sus poemas, lo ves, y es bastante decepcionante (no el cuadro de Manet, sino la imagen de Jeanne Duval, que no te la imaginas así). Pero bueno, finalmente he decidido ponerlo porque era también una buena excusa para poner algo de Manet, que venía faltando en el blog. Baudelaire y Manet. Manet y Baudelaire. El París de la segunda mitad del XIX no se puede entender sin ellos. Pensar en Baudelaire y en la Modernidad es pensar en Manet, el verdadero pintor de la vida moderna (con el permiso de Constantin Guys…).

Dejo aquí el poema. Pongo la traducción al castellano también.

P.D.: El título del post es una cita que se atribuye a Juvenal y a la que Baudelaire alude en el título de su poema: “y se retiró cansada de los hombres, pero no saciada”.

XXIV SED NON SATIATA 

Bizarre déité, brune comme les nuits,
Au parfum mélangé de musc et de havane,
Œuvre de quelque obi, le Faust de la savane,
Sorcière au flanc d’ébène, enfant des noirs minuits,

Je préfère au constance, à l’opium, au nuits,
L’élixir de ta bouche où l’amour se pavane ;
Quand vers toi mes désirs partent en caravane,
Tes yeux sont la citerne où boivent mes ennuis.

Par ces deux grands yeux noirs, soupiraux de ton âme,
O démon sans pitié, verse moi moins de flamme ;
Je ne suis pas le Styx pour t’embrasser neuf fois,

Hélas ! et je ne puis, Mégère libertine,
Pour briser ton courage et te mettre aux abois,
Dans l’enfer de ton lit devenir Proserpine !

XXIV SED NON SATIATA (castellano*)

Rara deidad, oscura cual la noche, de aroma
mezclada de tabaco y de almizcle, que un obi
haya creado, Fausto de la sabana, oh bruja
de ébano, criatura de negras mediasnoches,

al opio y al constance, y al nuits siempre prefiero,
el licor de tu boca donde el amor se jacta;
cuando a ti mis deseos en caravana parten
tus ojos son la acequia donde beben mis cuitas.

Por tus ojazos negros, troneras de tu alma,
¡demonio sin piedad!, viérteme menos fuego,
no soy, para abrazarte nueve veces, La Estigia,

ni, ¡qué lastima!, puedo, oh lasciva Megera,
si quiero someter tu ardor y acorralarte,
en tu lecho infernal hacerme Proserpina.

*Traducción de Luis Martínez de Merlo (Las Flores del Mal, ed. Cátedra)

Anuncios

Songer au voyage

Hoy como estoy un poco somniatruites y no tengo ganas de escribir parrafadas (con estas migrañas mías, se hace difícil), cuelgo un poema de Baudelaire, musicado maravillosamente por Léo Ferré.  

El verbo “songer” es un verbo que me gusta mucho, en castellano vendría a ser una mezcla de soñar despierto, pensar, imaginar, reflexionar… Aunque sea con la mente y el espíritu, il faut songer, voyager.

El concierto, Jan Vermeer (c.1664)

L’INVITATION AU VOYAGE

Mon enfant, ma sœur,
Songe à la douceur
D’aller là-bas vivre ensemble !
Aimer à loisir,
Aimer et mourir
Au pays qui te ressemble !
Les soleils mouillés
De ces ciels brouillés
Pour mon esprit ont les charmes
Si mystérieux
De tes traîtres yeux,
Brillant à travers leurs larmes.

Là, tout n’est qu’ordre et beauté,
Luxe, calme et volupté.

Des meubles luisants,
Polis par les ans,
Décoreraient notre chambre ;
Les plus rares fleurs
Mêlant leurs odeurs
Aux vagues senteurs de l’ambre,
Les riches plafonds,
Les miroirs profonds,
La splendeur orientale,
Tout y parlerait
À l’âme en secret
Sa douce langue natale.

Là, tout n’est qu’ordre et beauté,
Luxe, calme et volupté.

Vois sur ces canaux
Dormir ces vaisseaux
Dont l’humeur est vagabonde ;
C’est pour assouvir
Ton moindre désir
Qu’ils viennent du bout du monde.
– Les soleils couchants
Revêtent les champs,
Les canaux, la ville entière,
D’hyacinthe et d’or ;
Le monde s’endort
Dans une chaude lumière.

Là, tout n’est qu’ordre et beauté,
Luxe, calme et volupté.

Charles Baudelaire, Les fleurs du mal (1857)

Traducción:
«Invitación al viaje»

Mi niña, mi hermana,
¡Piensa en la dulzura
De vivir allá juntos!
Amar libremente,
¡Amar y morir
En el país que a ti se parece!
Los soles llorosos
De esos cielos encapotados
Para mi espíritu tienen la seducción
Tan misteriosa
De tus traicioneros ojos,
Brillando a través de sus lágrimas.
Allá, todo es orden y belleza,
Lujo, calma y voluptuosidad.
Muebles relucientes,
Pulidos por los años,
Decorarían nuestra alcoba;
Las más raras flores
Mezclando sus olores
Al vago aroma del ámbar
Los ricos artesonados,
Los espejos profundos,
El esplendor oriental,
Todo allí hablaría
Al alma en secreto
Su dulce lengua natal.
Allá, todo es orden y belleza,
Lujo, calma y voluptuosidad.
Mira en esos canales
Dormir los barcos
Cuyo humor es vagabundo;
Es para saciar
Tu menor deseo
Que vienen desde el cabo del mundo.
—Los soles en el ocaso
Recubren los campos,
Los canales, la ciudad entera,
De jacinto y de oro;
El mundo se adormece
En una cálida luz
Allá, todo es orden y belleza,
Lujo, calma y voluptuosidad.