La clase obrera invisibilizada: de ni-nis, currelas, inmigrantes y otros parias

Hace unos meses, la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca), en pleno debate de la ILP, decidió distribuir pegatinas con el lema “Stop Desahucios” a través de la revista Pronto. Recuerdo perfectamente que cuando salió la revista, muchos de los colectivos de “indignados” estaban escandalizados por ello e hicieron “rular” por la red (facebook, twitter) la foto de la revista con las pegatinas, al tiempo que clamaban contra la revista Pronto por supuestamente banalizar una lucha social muy seria. Paradójicamente, poco después, Ada Colau anunció que colaboraría semanalmente con la revista, atendiendo una sección de consultas sobre hipotecas, desahucios, etc. Justificó esa decisión diciendo que los lectores de la revista Pronto pertenecían a un sector social al que las problemáticas que defiende la PAH seguramente le eran muy familiares y que, por tanto, era una manera de poder atender sus dudas y además podría servir para movilizar a ese sector (señoras de clases populares, de Santa Coloma, del Hospi o de Vallecas, sin formación superior, ni másteres, ni idiomas, muchas probablemente amas de casa o fregadoras de escaleras).  Más tarde, Ada Colau acudió (y ha acudido más de una vez) al programa de telecinco El Gran Debate a explicar los motivos de la lucha que lleva a cabo la gente de la PAH.

Zas! en toda la boca a los colectivos de alternativos “rebelde-way” de clase media, que hasta hace 2 días pensaban que el mundo y el sistema capitalista eran maravillosos y que bueno sí, ahora han “despertado”, que ya es algo.  Pero claro, lo han hecho cuando les han tocado a ellos su posición en la escala social y los han mandado un poquito hacia abajo y los han puesto al lado de esa clase social a la que supuestamente defienden, pero con la que no se quieren “ajuntar” demasiado, porque por favor, ellos tienen más clase, tienen carreras, se han ido de erasmus, no ven la tele, consumen solo ocio de teatro y ven cine indie y hacen todas esas cosas que marcan una posición de clase social (aunque paradójicamente ellos parezcan no ser conscientes)… Pero bueno, han despertado, ya es algo.

Da un poco de rabia cuando esta gente, que suele enarbolar la voz de las clases bajas en sus luchas sociales, miran por encima del hombro a los currelas y a las chonis y echan pestes de todo lo que suelen hacer y decir estos, sobre todo, en relación al ocio: la telebasura, el fútbol, la música comercial, el botellón, las macrodiscotecas, etc. etc. Estamos de acuerdo que la televisión y todas esas cosas son herramientas para idiotizar a las masas. También es cierto que una de las “gracias” del sistema es que provoca que los más pobres y explotados casi no tengan ni tiempo de pensar y de hacer algo más allá que sobrevivir en su asfixiante día a día. Eso no les exime de no luchar, está claro. Pero es que no sé si esta clase media tan alternativa se avendría a que en las manis se sumaran chonis, ‘nengs’ e inmigrantes. Por cierto, ¿alguien los ha visto en las manis? ¿Alguien de estos colectivos se ha preguntado por qué en las manis no está presente la clase baja? ¿A alguien le preocupa esto? ¿O es mejor que no se nos ajunten, no vaya a ser que “manchen” o desprestigien la causa? Vuelve a pasar lo de siempre en estos casos y que por ejemplo, en temas de inmigración lo vemos repetidamente: lo de confundir la consecuencia con la causa. Es el rollo aquel de la profecía autocumplida. Una cosa es que el sistema trate de idiotizar a las masas y que cree gente de clase baja, sin formación y de cultura e intereses populares (no me gusta este término “popular”, pero creo que se me entiende). Otra cosa es pensar que esa gente es idiota y por tanto, despreciable e inferior per se.

Si existe algún lector asiduo al blog (…bola del oeste…), ya sabrá que este tema del estigma clasista hacia la clase baja por parte de colectivos y sectores sociales que dicen luchar contra eso, es algo que me quema bastante. Que conste que no son todos así y que además siempre me sabe mal expresar esta especie de resentimiento (que reconozco que es más bien visceral, emocional y poco reflexivo), pues muchos de mis amigos, compañeros de universidad, etc. pertenecen a esta clase social y están envueltos en colectivos de estos “militantes” (o “activistas”, que es más cool) que antes se llamaban de progres y que hoy se llaman de izquierda o incluso de extrema izquierda (donde también hay mucho señorito de casa mediobien). Incluso yo misma, que siempre digo que me identifico con esta clase baja, que es de la que provengo, tampoco soy un “especimen” paradigmático, y me lo podrían echar en cara tanto muchos de este sector alternativo vinculado a los movimientos sociales como excolegas de la escuela, excompañeros de curro, vecinos o familiares. Sin embargo, no sé por qué pero esto de ser de clase baja es algo que se lleva escrito en la cara y te lo huelen los de las medianías a cien leguas. Pero, bueno, ¿y qué pasa?¿eh?

Todo esto viene porque el 14 de julio pasado se publicó en Kaos en la Red un magnífico artículo escrito por Nega, el rapero de Los Chikos del Maíz y que venía en respuesta a un escrito previo de Pablo Iglesias de La Tuerka, una de las cabezas “mediáticas” de esto que se llama “movimientos sociales”. Justamente Nega habla sobre esto y lo denuncia con la intención de dar un toque de atención y reivindicar que en la lucha debemos estar todos incluídos y no excluir a los excluidos. El propio sistema capitalista con su ideología para la clase media (masas) ha despojado a la clase obrera del componente “obrero”, que es lo que la aglutinaría a toda, y no debemos caer en su trampa. Pongo el link del artículo, es larguito, pero vale la pena detenerse a leerlo. En realidad, esta entrada de hoy era para introducir el artículo de Nega, pero como siempre me enrollo como las persianas… sorry…

«La clase obrera hoy: canis e informáticos (Respuesta a Pablo Iglesias), La clase obrera, los de abajo, los invisibles, los explotados… en el marco del capitalismo post-industrial»

P.D.: Perdón por la chapa despotricante que contiene la entrada, hoy tocaba blog en modo “terapia antirábica total”… es un alivio tener esto para escribir… si alguien lee esto, espero comprenda el uso que a menudo le doy al blog.

currelantes-del-mundo-unios

Anuncios

Autogestión obrera: ¿y por qué no?

zanon_cartel

Esta semana estuvo en el Casal del Pou de la Figuera, Raúl Godoy, currante, sindicalista (en el buen sentido de la palabra eh…) y una de las “caras visibles” de la antigua fábrica argentina Zanon, desde 2002 rebautizada oficialmente con el acrónimo FaSinPat, Fábrica Sin Patrones.

Gracias a la colaboración de varias organizaciones sindicalistas y de izquierdas, entre ellas la CGT Catalunya, Raúl Godoy, que además de trabajador de Zanon, es dirigente del PTS (Partido de los Trabajadores Socialistas) y diputado del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, ha cruzado el charco para hacer una especie de gira por ciudades europeas, dando algunas charlas y reuniéndose con compañeros obreros de empresas como GoodYear, Citroën en Francia; Ficosa, Seat, TMB y Funosa en España; y concluirá su gira en los próximos días en Vio.Me, la empresa constuctora de Tesalónica (Grecia) que actualmente está bajo control obrero. En estas visitas, Raúl pretende como bien dijo él mismo “devolver la solidaridad que los obreros europeos les prestaron en su momento” a él y a sus compañeros de Zanon, y lo está haciendo en forma de charlas para explicarles su experiencia y sobre todo para animarles a seguir el camino de Zanon.

Cerámica Zanon, una empresa de baldosas ubicada en Neuquén (Argentina), fue fundada en 1979. Parece que era una de las empresas más estables y potentes de Argentina y contaba con un fuerte apoyo de la casta política en el gobierno, quien concedía a Zanon un elevado volumen de subsidios. Sin embargo, desde mediados de los años 90, se habían recrudecido las condiciones laborales, se habían ido produciendo despidos, subcontrataciones, externalizaciones, etc, lo cual, como siempre sucede en estos casos, revertía en la precarización de la situación laboral de los trabajadores, así como en la eliminación de puestos de trabajo.

En 2001, en medio de la crisis económica argentina (el tristemente famoso “corralito” y que ahora también ha cruzado el charco), la fábrica entró en quiebra. En ese momento, Zanon contaba con una plantilla de 170 trabajadores, a los cuales se les comunicó el despido, mediante la aplicación del correspondiente expediente de regulación de empleo.

Pues bien, en 2002 los obreros de Zanon decidieron ocupar la fábrica y volverla a poner en marcha. Todos ellos tenían claro que la fábrica y la producción podían salir adelante y ser rentables. Y no se equivocaron. Eso sí, tuvieron que luchar contra todos los elementos habidos y por haber: contra el juego sucio de los antiguos propietarios, contra el estado, contra el poder económico, sufrieron boicots, secuestros y amenazas a sus familias, represión policial y detenciones constantes, etc… Hoy, 11 años después, Zanon, ocupada, expropiada, apropiada, sin patrones y autogestionada, está en pleno funcionamiento y cuenta con una plantilla de 410 trabajadores.

En la charla del otro día, Raúl dijo algo que creo que tiene mucha razón: que luchamos contra algo que es muy grande (el sistema económico capitalista), pero a pesar de ello, cualquier lucha, por pequeña que sepamos que es, tendría que plantearse con un horizonte grande. A pesar de que luchemos por algo concreto (el cierre de nuestra fábrica, el despido de compañeros, las rebajas salariales que nos quiere endosar el jefe de turno, etc….), pienso que no hay que perder de vista cuál es el enemigo que da cobertura al jefe y que deja al trabajador con el culo al aire, de esta manera se podrá acabar con el factor más grande y de origen que está provocando este tipo de situaciones de explotación.

Y luego otra cosa para acabar y no me enrollo más: Yo creo que somos muchos los trabajadores que desde nuestros puestos de trabajo, vemos auténticas barbaridades en la gestión empresarial, debido muchas veces al nivel de ineptitud y de poca preparación de sus dirigentes y altos cargos. Nadie conoce mejor las necesidades y el funcionamiento del puesto de trabajo que quien lo ocupa y batalla en él cada día. Por eso no me parece nada descabellada la idea de la autogestión. Tal vez he tenido mala suerte al toparme con jefes, pero creo que no, hay mucho pseudodirectivo (de)formado en ESADE (y similares), donde en la mayoría de lo casos solo les enseñan a vender humo y, a final del curso, les certifican su curriculum, previo pago de un pastizal, con un papelito que pone “MBA”. Casi todos los que llevamos ya unos cuantos añitos en activo (aquí la menda ya lleva casi 13 o 14 añitos arrastrándose por esto que llaman “mercado laboral”…), estamos cansados de ver cómo se cometen auténticas barbaridades y despropósitos de escándalo en la gestión de las empresas y que luego repercuten directamente en pérdidas y bajadas de beneficios. ¿Y quién lo paga? Las consecuencias las pagan los trabajadores doblemente: primero, en forma de despidos, EREs, incremento de horas de trabajo, rebajas de salario y demás tropelías. Y segundo, incrementando el gasto de hacienda pública en prestaciones de desempleo (que no olvidemos que el desempleo nos lo pagamos nosotros mismos cuando tributamos al estado).

Cada vez hay menos vías legales para que los empresarios paguen por la irresponsabilidad en la toma de decisiones en su empresa. Es este rollo de que lo privado es casi sagrado. Pero, claro, la cosa de proteger lo privado es grave, pues de las decisiones empresariales no dependen solo los beneficios privados, sino que dependen sus asalariados, es decir personas, vidas, familias y todo eso.

Bueno, y hasta aquí el mitin de hoy (me levanté así, qué le voy a hacer…)

A continuación dejo el link del magnífico documental que hicieron en 2008 Virna Molina y Ernesto Ardito sobre Zanon, «Corazón de fábrica».

Si se quiere, sobre el mismo tema y también centrado en los obreros argentinos durante la crisis económica, está el conocido documental The Take (La toma), de 2004 realizado por Naomi Klein y Avi Lewis.

Espero que quien lo vea, le guste. Salud!

As we go marching, marching…

breadandrosesstrike11412

Como se acerca el Primero de Mayo y suele ser un día bastante intenso y movido como para sentarme y ponerme a escribir, quería hacer mi pequeña conmemoración rindiendo una especie de homenaje bloggero de estos de los míos a las obreras de Lawrence, todo un símbolo de la lucha obrera. Las mujeres obreras del sector textil de la ciudad de Lawrence en Massachusetts (EEUU) lideraron la llamada «huelga de pan y rosas» de enero a marzo de 1912. Tras meses de lucha y duros enfrentamientos con patrones y policía, la huelga acabó con una grandísima victoria obrera, obligando a ceder a los patrones a aceptar la jornada reducida y una subida de salarios.

La canción que enlazo a continuación es «Bread and roses», en una versión interpretada por Joan Baez (aunque se ha de decir que la versión de Judy Collins también es muy bonita). La letra fue escrita en 1911 por James Oppenheim, poeta y activista afiliado al sindicato americano IWW (Industrial Workers of the World), sindicato que jugó un papel muy importante en esta huelga y en el movimiento obrero de EEUU a principios de siglo XX.  Pongo la letra en inglés y después del link, está traducida al castellano.

Para quien quiera saber un poquito más de la «huelga de pan y rosas», dejo un link a un breve texto de Celeste Murillo que lo explica muy bien: aquí.

¡Queremos el pan, pero también queremos las rosas! ¡Primero de Mayo en lucha!

Bread and Roses

As we go marching, marching, in the beauty of the day,
A million darkened kitchens, a thousand mill lofts gray,
Are touched with all the radiance that a sudden sun discloses,
For the people hear us singing: Bread and Roses! Bread and Roses!

As we go marching, marching, we battle too for men,
For they are women’s children, and we mother them again.
Our lives shall not be sweated from birth until life closes;
Hearts starve as well as bodies; give us bread, but give us roses.

As we go marching, marching, unnumbered women dead
Go crying through our singing their ancient call for bread.
Small art and love and beauty their drudging spirits knew.
Yes, it is bread we fight for, but we fight for roses too.

As we go marching, marching, we bring the greater days,
The rising of the women means the rising of the race.
No more the drudge and idler, ten that toil where one reposes,
But a sharing of life’s glories: Bread and roses, bread and roses.

Our lives shall not be sweated from birth until life closes;
hearts starve as well as bodies; bread and roses, bread and roses.

Pan y rosas

Mientras vamos marchando, marchando, a través del hermoso día/ un millón de cocinas oscuras y miles de grises hilanderías / son tocados por un radiante sol que asoma repentinamente / ya que el pueblo nos oye cantar: -¡Pan y rosas! -¡Pan y rosas!

Mientras vamos marchando, marchando, luchamos también por los hombres / ya que ellos son hijos de mujeres, y los protegemos otra vez maternalmente / Nuestras vidas no serán explotadas desde el nacimiento hasta la muerte, / los corazones padecen hambre, al igual que los cuerpos / -¡dennos pan, pero también dennos rosas!

Mientras vamos marchando, marchando, gran cantidad de mujeres muertas / van gritando a través de nuestro canto su antiguo reclamo de pan; / sus espíritus fatigados no conocieron el pequeño arte y el amor y la belleza / -¡Sí, es por el pan que peleamos, pero también peleamos por rosas!

A medida que vamos marchando, marchando, traemos con nosotras días mejores. / El levantamiento de las mujeres significa el levantamiento de la humanidad. / Ya basta del agobio del trabajo y del holgazán: diez que trabajan para que uno repose / -¡Queremos compartir las glorias de la vida: pan y rosas, pan y rosas!

Nuestras vidas no serán explotadas desde el nacimiento hasta la muerte;/ los corazones padecen hambre, al igual que los cuerpos / -¡pan y rosas, pan y rosas!