¿No oyes caer las gotas de mi melancolía?

nb-melancholia-BM-Vermischtes-Berlin

Melancholia, Lars von Trier (2011)

«En la medida en que una actuación destaca los valores oficiales corrientes de la sociedad en la cual tiene lugar, podemos considerarla, a la manera de Durkheim y Radcliffe-Brown, como una ceremonia, un expresivo rejuvenecimiento y reafirmación de los valores morales de la comunidad. […] El mundo es, en verdad, una boda».

Erving Goffman, La presentación de la persona en la vida cotidiana (1959)

La primera vez que vi esta obra de arte pensé en Goffman y Durkheim. Sociedad. Individuo. Melancolía… Pero es mucho más que eso. La película sugiere tantas cosas y sé que hay tantas otras que se me escapan… Es abrumadora.

Hasta el jueves que viene la reponen en el Cine Méliès (Barcelona), por si alguien de Barna se quiere regalar una noche de éxtasis cinéfilo en pantalla grande (como tiene que ser): Melancholia.

P.D.: El título del post lo «cogí prestado» de Ruben Darío.