No habrá paz para los malvados

alf vison

Parece que hoy que es el Día Internacional de la No Violencia. Estas cosas de los días internacionales son un poco chorras, ya lo sé, pero la cosa es que a raíz de esto me ha venido a la memoria el documental “Behind de Mask” (Tras el pasamontañas, en español) estrenado en el 2006 sobre el Animal Liberation Front (ALF para los amigos y Frente de Liberación Animal en español).

Para los que no conozcan qué es esto del ALF, pues grosso modo, se podría decir que es una especie-de-organización que lucha por los derechos de los animales. En realidad no es una organización al uso, pues no tiene líderes, ni sede, ni nada. Solamente es una especie de “paraguas” bajo el que actúan activistas del mundo que comparten una ideología (contra el especismo y por los derechos de los animales y su liberación) y una manera de actuar (la acción directa) y que llevan a cabo acciones para liberar a animales explotados en granjas industriales, laboratorios de experimentación, zoos, criaderos, etc. Podéis mirar la wiki-wiki que también lo explica así a lo bulto como yo pero un poco más extenso. O bien, si os queréis ilustrar más dignamente, podéis ver el documental que enlazo al final del post y luego ir directamente a la web del ALF (en inglés): http://www.animalliberationfront.com/

Pues bien, el ALF en muchos países (especialmente en UK y en USA) aún sin ser un grupo, es considerado como uno de los grupos terroristas más peligrosos del planeta. Sin embargo y paradójicamente, jamás ninguna de las acciones reivindicadas por el ALF ha causado ningún daño personal a nadie (ni a animales humanos, ni a no humanos). No ha muerto nadie, ni han ocasionado heridos (es que ni un leve arañazo o tirón de pelos…), ni siquiera han puesto a nadie en peligro de ser dañado. No violencia, pura y dura.

Justo por este motivo, desde mi punto de vista, el ALF es una de las “organizaciones” que dejan más claramente con el culo al aire (al descubierto, si queremos ser más polite) a los estados y a “los monstruos” que éstos producen en su (sin)razón. Los activistas del ALF y en general, el movimiento por los derechos de los animales, son duramente perseguidos, detenidos, acusados, reprimidos y encarcelados exclusivamente por atentar contra intereses económicos capitalistas. Y es que recordemos que uno de los pilares en los que se sustenta este sistema es en el uso y la explotación sistemática y masiva de animales por parte de unos pocos, que se forran a base de bien a nuestra costa. Que el ALF tenga esa perversa consideración demuestra qué intereses defienden y protegen los Estados neoliberales y al servicio de quién están. Como ya veníamos sospechando, los estados estarían no al servicio de sus ciudadanos, sino al servicio de los intereses económicos (capitalistas) y sus élites. Por eso los activistas por la liberación animal son considerados peligrosos, porque atentan y luchan contra el sistema de poder y el sistema económico establecidos.

Señalar el “detalle” especista del asunto: esta acusación de terrorismo contra intereses económicos parte de la triste e inaceptable consideración que nuestra sociedad tiene de los animales en tanto que recursos económicos a explotar por sus “propietarios”. Una liberación de animales de una granja es considerado un acto que provoca pérdidas económicas a un empresario que tiene un negocio basado en sacar partido de los animales. Para que se entienda, es como si en el siglo XVII ayudaras a escapar a unos esclavos de las plantaciones de café o de algodón en América. Si te hubieran pillado, habrías sido juzgado por atentar contra intereses económicos, puesto que los esclavos no eran personas morales, sino que solo eran considerados en tanto que recursos o como “herramientas”.

britches

Britches

Por cierto, una de las liberaciones más conocidas del ALF fue la de Britches, que ha devenido todo un símbolo de la liberación animal. Britches era un bebé mono que fue rescatado el 20 de abril de 1985 de los laboratorios de experimentación de la Universidad de California.  El pequeño Britches fue destetado de su madre al nacer, le cosieron los párpados y se le colocó un dispositivo electrónico de ultrasonidos en la cabeza, como parte de un estudio sobre la privación sensorial de tres años de duración. La grabación que Britches tuvo que escuchar sin cesar -porque estaba atada a su cabeza- era insoportable (en el film Behind The Mask que linkeo más abajo, explican su historia y se puede escuchar la grabación a la que estuvo siendo expuesto Britches de manera perpetua).

Y ya que estamos en el día de la no violencia ¿qué entendemos por “no violencia”?

Con esta pregunta, se puede abrir un debate interesantísimo y seguramente interminable. Pero no quiero dar más la chapa hoy. Solo diré que desde luego, a mi modo de entender, la no violencia no es repartir flores a los maderos, ni poner la otra mejilla cuando los opresores te están pisoteando. Ese pacifismo malentendido nos está haciendo mucho daño y además no está acabando con la violencia, al contrario, a los opresores les viene muuuuuy bien que muchos de nosotros confundamos la no violencia con la no acción y con la no resistencia. Yo entiendo que la violencia es la explotación, la opresión, la desigualdad, la exclusión para el beneficio de unos pocos. Luchar contra eso, para frenarlo, es luchar por la paz.

Y los animales no humanos, dado que no tienen voz, dado que no comparten el mismo lenguaje (de especie) que nuestros opresores, son los más explotados y a la vez, los más olvidados. Mientras haya explotación y opresión, no habrá paz. Es que no puede haberla.

Resistencia. Antiespecismo. Anticapitalismo. ¡Hasta que tod@s seamos libres!

Ahí va el link del documental de Shannon Keith completo en V.O. inglés subtitulada al español. Vale la pena verlo, de verdad.

P.D.: Siento haber sido un poco más panfletaria de lo normal, pero es que me apetecía hablar sobre el ALF y es que me motiva tanto este tema que se me dispara la vehemencia un poco más de lo deseable. Espero que eso no reste atención a lo importante que es el tema que quería sugerir en este post que no es otro que el del especismo y la lucha por la liberación animal (y cuando digo animal, incluyo obviamente a los humanos).

Ethical Magazine, el número 3!

Inauguro posts de julio (uueeee!!) para anunciar que ya ha salido al mundo el tercer número de Ethical Magazine. Como siempre cargadito de articulos y entrevistas superinteresantes para pasar un buen rato de verano leyendo.

En este número, viene una entrevista muy completa a Leonardo Anselmi, que como muchos ya supongo que saben, es el coordinador de la ONG animalista Libera y en su día fue también la cabeza visible de PROU!, la plataforma ciudadana que promovió la ILP antitaurina en Catalunya y cuyo feliz resultado fue la prohibición de las corridas de toros en esta región de la Península, en vigor desde hace añito y medio (y por siempre más!).

En la revista también hay un artículo que habla sobre el uso y explotación de animales en el cine y otro artículo bien interesante que reflexiona sobre esto que llamamos “comercio justo”. Hay artículos sobre música, nutrición, deporte y sobre la vida de los habitantes de El Hogar ProVegan.

Por cierto, también hay un artículo que está muy bien sobre kinésica y sobre la importancia de atender a los gestos y el lenguaje corporal. Este es un tema que me interesa muchísimo, y que conecta, en cierto modo, con toda esa entrañable “super pandi” (con cariño) que suele pulular por mi tesis doctoral: G.H. Mead, Goffman, Sacks, Bateson, Birdwhistell, Cicourel and company. Aunque el artículo de Paula González lo aborda desde otro punto de vista diferente, pero no por ello menos interesante. Me gusta porque además de explicar la importancia de atender al uso social del cuerpo (que no sé por qué siempre olvidamos), también sugiere algo que muchos de estos autores que he citado antes omiten: los gestos universales. Si, como ya está más que aceptado por la comunidad científica, existen emociones universales, ¿existen pues gestos universales? Darwin afirmó que rotundamente sí, hay gestos universales tanto dentro de una misma especie, como transversales, que atraviesan la barrera de las especies. Normalmente son aquellos gestos referidos a las emociones primarias y que resultan de una respuesta que parte desde nuestro cerebro como reacción a un estímulo externo (miedo, ira, tristeza, alegría, asco, sorpesa… depende de los autores se incluyen/excluyen otras).

En este nuevo número de Ethical Magazine, también pongo mi pequeña píldora antropológica: en «Deshaciendo el género» he querido apuntar cuatro cosillas básicas sobre cómo se plantea la cuestión de sexo/género desde la antropología para invitar a la reflexión a lectores no metidos en ella. Espero que pueda serle útil a alguien. Bueno, que no me enrollo más y pongo el link, que soy muy cansina. La revista es online y gratuita.

eth3

www.ethicalmagazine.org

Bienvenida al mundo, Ethical Magazine!

El martes pasado en El Hogar Animal Sanctuary tuvieron un bebé. Un bebé especial. Aunque bien, el hecho de que sea especial, en El Hogar es lo habitual, pues está lleno de seres muy, pero que muy especiales. Pero ahora bien, lo que nació el martes no era un baby como los que solemos ver vivir, crecer, jugar y corretear felizmente por El Hogar. No, no. Esta vez, el bebé nació en forma de revista. Sí, sí, de revista.

Se intuye que el parto fue largo y costoso, aunque eso sí, la gestación se desarrolló con mucho cariño, con mucho corazón, muchas ganas por parte de todos los papis y supermamis y sobre todo con mucha ilusión por ver llegar al mundo a ese baby.

Y como siempre que nos dan la noticia de la llegada de un nuevo habitante a la gran familia de El Hogar, pues todos nos morimos de la curiosidad y se nos cae la baba viendo al recién llegado. Personalmente, me emociona un montón ver cómo esta gran familia madrileña se va haciendo grande poco a poco y me emociona ver lo bien que estas chicas hacen las cosas para luchar por un mundo sin especismo y libre de explotación, donde no haya ningún animal (humano y no humano) que sea esclavo de ningún otro y dónde todos los animales tengamos el derecho a vivir nuestras vidas en paz.

Pues eso, dejo el link para quien quiera darse un gustazo, hojee y lea este primer número de la nueva revista digital, Ethical Magazine. Para definirla así rápido, se diría que es una revista sobre consumo ético. Hay contenidos para todos los gustos: música, cine, activismo, salud, antropología, deporte… hay fotografías muy chulas también. La publicación, eso sí, bascula sobre una base ética y de compromiso para colaborar en la lucha contra la opresión, la explotación y la discriminación en cualquiera de sus formas, ya sea racismo, xenofobia, homofobia, sexismo, clasismo o especismo. La revista es gratuita y de periodicidad mensual.

Y bueno, para que veáis lo buena gente que son estas personas que están detrás del equipo de edición de la revista, ¡hasta me han dejado colaborar escribiendo alguna cosilla! Uuueeee!!! He de decir que me hace mucha ilusión haber podido participar, ni que sea un poquitín, en este primer número y la intención es ir suministrando esas píldoras antropológicas de manera regular y en pequeñas dosis a todos los lectores. ¡Espero que os gusten!

Otra cosa y ya acabo: por favor, una petición (si se me permite): difundid la revista everywhere, repartid el link a todas las personas que améis y queráis, que les vais a hacer un bonito regalo. Ya veréis!

Y un abrazo muy fuerte de enhorabuena al equipazo de Ethical Magazine, que me consta que se lo han currado y sufrido un montón. Este bebé tan especial y tan hermoso que han parido, a pesar de solo tener 3 días, ya promete. Ahora todos esperamos y deseamos ver, mientras nos cae la baba leyendo en sus páginas, cómo el recién llegado se va haciendo grande y fuerte mes a mes.

Así que, ale, a leer!!!

Captura-de-pantalla-2013-05-07-a-las-16.42.54

http://www.ethicalmagazine.org

Y el animal se hizo carne: ritos de paso en un matadero

LE-SANG-DES-BÊTES

«Fuera de la ciudad, hay carnicerías donde se mata a los animales destinados al consumo humano; estas carnicerías se mantienen limpias por medio de las corrientes de agua que eliminan la sangre y la basura. Es de aquí de donde se aporta al mercado la carne limpia y descuartizada por las manos de los esclavos*; porque la ley prohíbe a los ciudadanos ejercer el oficio de carnicero, por temor a que el hábito de masacrar poco a poco vaya destruyéndoles el sentimiento de humanidad, el más noble de los afectos del corazón de un hombre. Estas carnicerías exteriores también tienen el objetivo de evitar a los ciudadanos un espectáculo repugnante, y de librar a la ciudad de suciedades, inmundicias, y materias animales cuya putrefacción pudiera engendrar enfermedades.

 * Los esclavos son aquellos criminales condenados a trabajos forzados por los Utopistas como por los Polileritas».

Tomás Moro, La utopia (1516), II, 2.

Esta es la cita con la que Noélie Vialles encabeza su libro Le sang et le chair. Les abattoirs des pays de l’Adour (Maison des Sciences de l’Homme, 1987, Paris). A lo largo de esta etnografía, publicada en 1987 y prologada por Françoise Héritier, fruto de un trabajo de campo en mataderos del sureste de Francia, la antropóloga francesa pone de manifiesto el complejo sistema de evitación del “gesto fatal”; y más allá de la matanza en sí, a lo largo de estas 142 páginas, Vialles reflexiona acerca de las representaciones simbólicas de la sangre, los hombres y las bestias.

Noélie Vialles está vinculada al Collège de France como maître de conférences bajo la cátedra de Philippe Descola (Antropología de la nautraleza) y sus investigaciones giran en torno a la alimentación cárnica y a las prácticas observables de su producción y consumo. Este tema la vincula directamente al dominio de la corporalidad y a las relaciones que los humanos establecen con su propio cuerpo, con sus semejantes y con otros seres vivos. Dejo un par de artículos interesantes que se pueden encontrar en la revista Terrain (ambos están en francés) y que pueden poner en situación sobre el tema a quien no esté muy familiarizado con él:

Noélie Vialles, « La viande ou la bête », Terrain, numero-10 – Des hommes et des bêtes (avril 1988), [En ligne], mis en ligne le 18 juillet 2007.

Noélie Vialles, « La mort invisible », Terrain, numero-20 – La mort (mars 1993), [En ligne], mis en ligne le 18 juin 2007.

En ambos artículos, Noélie Vialles explica las diferentes representaciones simbólicas sobre la carne en la civilización occidental y cómo estas permiten que se pase de un animal a un trozo de carne, sin que esto suponga ningún tipo de contradicción moral para la mayoría de personas. Explica por qué en el siglo XIX en Francia, al mismo tiempo que se estableció por ley la obligación de dar muerte a los animales para consumo en mataderos públicos, paradójicamente fue en ese momento en que la muerte de los animales se ocultó deliberadamente al público. Los mataderos públicos tenían carteles de prohibido la entrada al público.  La a-tanasia u ocultación simbólica (además de física) de la muerte facilita, entre otras cosas, que podamos pensar en un trozo de carne sin pensar en el animal al que perteneció y convertirlo en alimento sin problema.

Vialles no lo dice directamente en estos textos, pero creo que se puede intuir que, dentro de este sistema simbólico, el animal es en realidad un ser liminal: primero, porque solo son susceptibles de ser comidos aquellos animales que han comido vegetales (los animales carnívoros no son susceptibles de ser carne), puesto que se parte del principio que los humanos nos alimentamos de vegetales, la carne concentraría y amplificaría todas las propiedades que se encuentras dispersas en el mundo vegetal.  Y segundo, es un ser liminal desde un segundo punto de vista: a pesar de la ocultación, en el matadero tiene lugar un rito de paso que le convierte de animal a carne en un espacio perfectamente delimitado (el matadero) y es operado por un especialista (el matarife), cuya consideración social es especial de cara al resto del grupo (comúnmente se considera que la gente que trabaja en los mataderos debe ser de una “pasta” especial, parecida a la de la gente que trabaja en pompas fúnebres). Ni qué decir tiene que en todo este tinglado, el animal juega un papel de mediador simbólico porque se le está escamoteando su condición de ser vivo, su condición objetiva y biológica de poseer una vida.

En el primer texto, la autora se acerca al tema a través del análisis de la consideración social y simbólica de la casquería (o despojos) y vincula la consideración de la casquería como comida “de segunda” o que genera rechazo porque evoca directamente a los órganos vitales del animal, no a la “carcasa” que contiene esa vida (carne y hueso). Comerse el hígado, el corazón, las tripas, los ojos, los testículos de un animal, remiten a su biología, no se puede escapar de ella.

En el segundo texto, lo hace a partir de la descripción etnográfica de la matanza de atunes (tonnara) en la isla de Favignana (Sicilia), la cual deviene un espectáculo turístico que incluso llegó a ser televisado en Francia. Vialles parte de la tonnara para hacer un análisis de la consideración simbólica de los peces (que es un caso parecido al de las aves) quienes no son considerados “verdaderos” animales. Vialles afirma que la construcción social de esta consideración es posible porque no son parecidos a nosotros, su vida se desarrolla en un medio (el acuático) que además de invisibilizarlos físicamente, es casi opuesto al nuestro. Diríamos que los peces encuentran vida donde nosotros encontraríamos muerte y viceversa. Pero, claro, para un pensamiento antropocéntrico como tiende a ser el nuestro, el viceversa cuesta de pensar. De ahí la visión de la pesca como una actividad inocente y en cuyo campo semántico no existe ninguna referencia a matar o a la muerte del pez.

Para ella, la clave para interpretar este tipo de prácticas hacia los animales no humanos está en la alelofagia, que vendría a significar que no nos comemos a los que son semejantes a nosotros. El tema está en qué y a quiénes consideramos semejantes y a quiénes diferentes…

No me quiero enrollar, para eso he puesto los links…

A lo que iba. En su libro Le sang et la chair [traducido al inglés como «Animal to Edible»], a Vialles no le tiembla el pulso (como sí les tiembla a otros) al hacer un paralelismo entre los mataderos y los campos de exterminio nazis. A quien esta comparación le parezca muy “agosarada” (he de reconocer que a mí, en su día y en un primer momento, me lo pareció), solo me gustaría remitirle, como bien nos recuerda J.M. Coetzee, a un pequeño pero significativo dato histórico: la visita que hicieron los nazis a los mataderos de Chicago, por aquel entonces, los más avanzados e innovadores del mundo. El objetivo de Himmler y compañía era tomar ejemplo de los métodos industriales más avanzados de producción ganadera y poder así aplicarlos a su matanza particular (también conocida como “solución final”) de seres humanos.

Por cierto, si se quiere conocer un poquito la visión del escritor sudafricano y premio nobel de literatura, J.M. Coetzee, sobre la aberración de la producción industrial de animales para el consumo de carne, dejo este link de un artículo muy breve (aunque en inglés): «Exposing the beast: factory farming must be called to the slaughterhouse». Como dice Coetzee, lo que nos tendría que horrorizar no es tanto que los judíos hubieran sido tratados como animales durante el holocausto, sino que lo que nos tendría que parecer un auténtico horror y un crimen contranatura es que cualquier ser viviente fuera considerado una unidad de un proceso industrial.

Sobre Coetzee y este tema, dejo un link de mi admiradísimo Rafael Narbona quien, en uno de sus magníficos posts, sintetiza esta visión de Coetzee y hace un repaso por algunos aspectos filosóficos clave acerca de los derechos de los animales y de la consideración moral de éstos. : «Los derechos de los animales (Coetzee y algo de filosofía)». [Por cierto, muy recomendable el post y el blog en general para quienes, como a mí, en el instituto les hicieran leer, por desgracia, Ética para Amador en esa clase de contenido algo difuso y claramente dudoso que llamaban “Ética”]

Ya que estoy con referencias, no es que me gusten mucho estas que voy a poner ahora, porque solo quería hablar de los textos de Vialles y dentro del ámbito de la antropología, pero bueno, ya que estoy, pues las pongo. Pues eso, el clásico dentro del gremio vegan, Charles Patterson, Eternal Treblinka: Our Treatment of Animals and the Holocaust (Lantern Books, 2002), en español traducido con el desafortunadísimo título de Por qué maltratamos tanto a los animales (el editor del libro no se enteró de nada. Y qué cruz con lo del maltrato!! El problema no está en si los tratamos mal o bien, sino en cómo los consideramos). Por cierto, el título de Patterson es un homenaje al escritor y premio Nobel, Isaac Bashevis Singer, quien dijo: «En lo que respecta a los animales, todos somos nazis. Para los animales es un eterno Treblinka».

En torno a este tema, suscribo la frase de Rafael Narbona de que sólo el que ha mirado a los ojos de un animal en el matadero y no ha descubierto su profundo desamparo, puede ignorar que Auschwitz y un matadero industrial nacen del mismo desprecio hacia la vida y el dolor ajenos. 

Y para los que crean que “esto de los animales” no merece su atención y que creen que me pongo muy pesada con este tema, decía Albert Camus en sus Reflexiones sobre la guillotina (1957):

Como escritor, siempre me han repugnado ciertas complacencias; como hombre, creo que los aspectos repelentes de nuestra condición, si bien son inevitables, deben ser afrontados en silencio. Pero cuando el silencio o las argucias del lenguaje contribuyen a mantener vivo un abuso que debe ser reformado o una desdicha que puede aliviarse, no hay otra solución que hablar claro y mostrar la obscenidad que se oculta bajo la capa de las palabras.

Hablar claro y mostrar la obscenidad del lenguaje y, añadiría yo (en un alarde de vanidad extrema imperdonable), la obscenidad de la cultura y de sus representaciones simbólico-cognitivas, que en definitiva lenguaje y cultura, tanto monta, monta tanto. Pues eso, que no me callo.


nina oveja

P.D.: Ahora que pienso, esta entrada de hoy pega bastante con las fechas en las que estamos…

Y más paseos por la City… un ‘remember’ de L.E.S. y East Village (fotolibro comentado – segundo fascículo)

CIMG2057_nyc

Segunda entrega del fotolibro turístico en fascículos para familiares y amigos. Ya sé que soy un poco pesada con el temita, pero primero, es mi blog y hago lo que me da la gana. Segundo, es que tengo que amortizar el viaje y tercero es que, como dije en la primera entrega, aprovecho el espacio para colgar el fotolibro que prometí en su momento y que no enseñé en su día. Lo que sucede es que voy a mi ritmo de tortuguita y ya llevo un año de restraso, por eso se está haciendo todo como más cansino. Si hubiera tenido el blog antes, lo hubiera hecho antes. Y también quiero que esto me sirva de recuerdo personal. Y no sé por qué doy tantas explicaciones ni a quién se las estoy dando, pero en fin… Espero que no se me junte esta entrega de fascículos con otro viaje de estos así tan intensos y se me colapsen las historietas porque me puedo tirar haciendo fotogalerías toda la vida… Bueno, he dicho que espero que no, pero en realidad miento: ¡ojalá me pasara eso!

Otra cosa: lo que comento un poquito aquí son impresiones mías, que seguramente estén equivocadas y la realidad real sea otra. Seguro que alguien que conozca mejor la ciudad y su historia puede tener mil objeciones a lo que digo, pero lo que quiero poner aquí son solo eso, impresiones que me llevé al pasar por estos lugares y que en su momento recogí en mi especie-de-diario de campo, aunque llamarle diario de campo a lo que uno escribe y anota cuando va de turista es un poco cutre, lo sé, pero ya se me entiende.

Pues lo dicho, que cuelgo una fotogalería de esas anti-artísticas de las mías de East Village y Lower East Side (LES). Son dos barrios distintos pero que bien podrían ser uno, pues me pareció que tenían muchos rasgos en común. De hecho, mucha gente considera que es el mismo, pero bueno. Ambos están en la parte Este de Manhattan, separados por una calle muy ancha, Houston St., y al oeste delimitados más o menos por Bowery St..

Sobre LES, la impresión que tuve paseando por allí es que lo están haciendo “digievolucionar” al “hipsterismo-gafapasta” que predomina en la parte baja de Manhattan, pero a pesar de ello, tiene su encanto. Me pareció también que es un sitio donde la población de tradición y origen judío está bastante presente. La verdad es que el sitio tiene su rollito. Orchard St, Rivington St y alrededores, con sus tiendas (Moo Shoes y las tremendas Baby Cakes, ese vegan power!), el mercado de Essex…

De LES, he de decir que donde más rato pasé fue en el Whole Foods de Houston St, donde me pasé bastantes horas flipando con todos los productos eco y vegan. Allí, muchas veces me compraba la cena a peso (con salsitas incluídas) antes de ir a descansar. Solo un inciso sobre Whole Foods: decir que me los recorrí prácticamente todos. No había entrado nunca en estos supermercados (aquí la cateta al habla…) y cuando por casualidad di con uno de ellos (el de Tribeca, concretamente), casi muero de la emoción. Pasillos enteros de comida vegan, estanterías enteras de no-quesos, yogures de soja de todos los sabores y colores, el pasillo de harinas y de mil pijadas más para hacer pasteles, postres y frostings…. Y la fruta y la verdura, ¡qué pinta! Cuando volví a Barcelona y entré de nuevo a comprar al Veritas, el impacto comparativo fue sobrecogedor…

Pero a mí lo que me enamoró de verdad fue East Village. Pasear por ese barrio fue como estar dentro de un videoclip de The Ramones, The Clash o Led Zeppelin. Me gustó el aire rocker-decadente que se respira, de la época del punk rock, cuando este barrio aún era un barrio de gente humilde y de clase trabajadora y donde también la droga por desgracia estaba haciendo estragos entre la juventud de la época. Tuve la impresión que aún no está tan-tan gentrificado como el SOHO o Greenwich Village, o como lo empieza a estar ya LES, aún hay muchos edificios por rehabilitar y cierta “degradación” en las fachadas y las calles es más que evidente. Por supuesto que lo están transformando y “limpiando” para ponerlo todo bien caro y que venga toda la panda hipster y yuppie (esa typical NYC), pero todavía vi mucha población inmigrante (es decir, trabajadores inmigrantes, currantes, me refiero). Por ejemplo, me acuerdo también del Tompkins Square Park donde estaban repartiendo platos de comida caliente a mendigos y demás gente que lo necesitaba y que normalmente está en ese parque. También está plagado de community gardens, lo cual no sé si interpretarlo como que hay mucha vida de barrio o como que la cosa está empezando a repoblarse de yuppies-happy-eco-people de esos con pinta de intelectuales que van en bici y que pretenden crear algo parecido a la vida de barrio, pues forma parte de su visión romántica de un mundo mejor con relaciones más humanas y de proximidad (eso sí, dentro del ombligo del capital, pero bueno, paradojas urbanas fascinantes). Las casas de tattoos de St. Marks Place, la mítica tienda Trash and Vaudeville de ropa punk, rocker, rockabillie, mod y gótica y que vestía a las juventudes de todos estos movimientos alternativos (algunos dirían “tribus urbanas”, pero no me gusta mucho este concepto, porque a parte de anticuado, estos eran y significaban mucho más que lo que connota el término) que surgieron en este barrio alrededor del Rock’n’roll y de la música en los 70’s-80’s. The Ramones, por ejemplo, sacaban de esta tienda las vestimentas para los conciertos. En sus tiempos, East Village era el barrio del rock, donde se movían sus gentes y sus músicas, donde estaban salas de concierto tan míticas como CBGB, Electric Circus y Fillmore East, entre otras. En fin, que aún se respira un poquito ese aire, aún aún queda algo. Lo que ahora tiene más bien un punto de aire nostálgico de todo lo que fue, parece como que ya solo queda un rastro tenue de perfume de todo aquello.

Y luego, está también la Alphabet City, que se supone que en los 80 era un sitio muy chungo y peligroso. Leí que, sobre la mala fama de estas calles del alfabeto, que son las únicas de Manhattan que en lugar de por números se llaman por letras, parece que medio en broma se decía esto:

Avenue A, you’re All right (aware) – Avenida A, estás bien (estate al tanto).
Avenue B, you’re Brave (beware) – Avenida B, eres valiente (ten cuidado).
Avenue C, you’re Crazy (caution!) – Avenida C, estás loco (peligro!).
Avenue D, you’re Dead (death) – Avenida D, estás muerto (muerte).

Pero en definitiva, de todas las zonas que visité de Manhattan, creo que East Village es una de las pocas donde todavía se respira un poco de autenticidad. Me pareció un rincón real. East Village es todavía un poquito como dice la canción del Serrat, de “gent d’arreu que penca i beu, que sua i menja” (gente de todas partes, que curra y bebe, que suda y come), con sus cosas bonitas y sus miserias. Esas miserias, que no son otra cosa que la muestra de vida de los barrios populares, que los planes urbanísticos quieren tapar como sea, porque hacen feo y no quedan bien en las fotos de los turistas. Esto en NYC lo saben bien y, bueno, en Barcelona por supuesto que también, no nos quedamos cortos.

Así como en el Soho o en el Meatpacking, personalmente no me sentí demasiado en la onda con el rollito este fashion, chic&cool, que va del palo casual, pero que es de lujo y pijo a morir, como que me sentía un tanto desubicada, ya que no solo no es mi estilo, sino que además este rollo me da un poco de rabia, pero bueno… pues eso, que en East Village, la verdad es que fue todo lo contrario, me sentí como pez en el agua.  No quiero decir con eso que, por ejemplo, no disfrutara del ambiente cool del Soho o del encanto exclusivo del Meatpacking District o de la rareza de alto standing y de película de Tribeca. Supongo que una de las muchas maravillas de esta ciudad es que es tan diversa que cada uno puede encontrar su rinconcito particular con el que identificarse o en el que sentir que va más con su manera de vivir y de estar en el mundo.

whole earthPor cierto, unas palabrejas para The Whole Earth Bakery & Kitchen y su dueño Peter.  Es, bueno era, una tienda de comida vegana para llevar, sobre todo, de pasteles, bollería, smoothies y demás cositas dulces (aunque también saladas), donde me encantó el cariño y la cercanía con la que trataban a los clientes. Me comí un cheese(less)cake de arándanos riquísimo acompañado de un café XL, que, por cierto, me tomé en muy buena compañía. Un viejo y muy entrañable vecino del barrio y amigo del dueño me estuvo explicando, mientras compartíamos la única mesa del pequeño local, algunas historias y luchas de East Village y sus gentes humildes. Whole Earth, a parte de ser un lugar libre de crueldad y libre de especismo, era un lugar sencillo y de barrio, y cuyo dueño, Peter y su gente desde sus inicios en este barrio popular y rocker colaboraban activamente en la lucha social y participaban en acciones reivindicativas y activas para mejorar la vida de la gente del barrio, que muchas veces malvive en la calle, o que es inmigrante y acaba de llegar o que tiene problemas serios con el alcohol y las drogas. Es una lástima que hace justo un par de meses, Peter tuviera que cerrar la tienda, abierta desde 1978, como consecuencia de un desahucio. Así de asqueroso es el mundo en el que vivimos. Dejo un poema de despedida que una poeta callejera dedicó a la desaparecida Whole Earth Bakery:

The End;
We’ll miss you
Whole Earth Bakery,
with your beginning 
steeped in history — riot, clubs, 
screaming protest–

Vegan pastries, 
only a few can master
them– delicate, melt in mouth–

Your departure
will leave a silence 
the birds will peck at,

your playlist 
turned to personal kitchen
where friends will laugh
and remember the East Village
with a little taste from heaven.

Abigail Mott
December 28, 2012

Y bueno, cuelgo la galería de fotos anunciada y luego, no puedo evitar poner un link de una canción mítica e histórica de The Ramones, un poco para ir a juego con el ambientillo del post. Espero que quien lea, escuche y vea la entrada de hoy, le guste, y por lo menos, si no es ni con lo leído, ni con lo visto (la calidad de la escritura y de las fotografías reconozco que son más que cuestionables), pues por lo menos, que disfrute con la música.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

The Ramones, “Sheena is a punk rocker”, en directo en CBGB, New York 1977:

«Le sang des bêtes»

Estos días se estrenó en Barcelona y Madrid el documental “La Barbacoa”. Habituada a ver los documentales ñoños y/o gore que corren por el gremio, justamente lo que me sorprendió de este filme fue el interés del director, Enric Urrutia, en mostrar la cotidianidad de la explotación animal en granjas y mataderos, y con ello, mostrar el proceso de  “desanimalización” de los animales para poderlos convertir en mercancía y en comida, haciéndolos así encajar en un determinado orden moral.

Lo que vemos plasmado en la pantalla es aquello que habitualmente se conoce como “especismo” y que vendría a reflejar algo así como el papel y el lugar que nuestra sociedad otorga a los animales no-humanos dentro de nuestra cosmovisión.

Dos bonitos palabros: cosmovisión y especismo.

Así rápido y para situar al personal, una cosmovisión o visión del mundo sería una especie de mapa mental del mundo que tenemos en la cabeza gracias al cual podemos movernos y relacionarnos con nuestro entorno. Este mapa estaría compuesto por percepciones, conceptualizaciones y valoraciones de todo lo que nos rodea. No quiero entrar mucho en paranoias filosóficas, pero diríamos que el mundo (o todo lo que hay) no está ordenado en sí mismo, sino que somos nosotros los que lo ordenamos dentro de nuestra cabecita. Entonces, este mapa, por tanto, nos sirve para ordenar y para interpretar nuestra existencia o naturaleza, así como la de todo lo que nos rodea (el mundo). Este mapa no es innato, sino que desde que nacemos se nos va “insertando” en la cabeza durante lo que se conviene en llamar proceso de socialización o de aprendizaje.

Especismo es el término que se usa para describir la existencia de una discriminación moral basada en la diferencia de especie animal. La discriminación especista presupone que los intereses de un individuo sintiente son de menor importancia por el hecho de pertenecer a una especie animal determinada. Entre los humanos, la representación más común del especismo es el antropocentrismo, es decir, la infravaloración de los intereses de quienes no pertenecen a la especie animal Homo sapiens.

En primer lugar, se podría decir que el especismo adopta como válida e indiscutible la distinción y clasificación en especies que el paradigma científico establece. Parte de una fe ciega en la ciencia. Y digo “fe” con toda la idea: toma la ciencia, no como un paradigma explicativo de la realidad, sino que lo toma en términos absolutos, es decir, como el método verdadero de conocimiento y de explicación de la realidad y del entorno. En nuestra sociedad, la ciencia es algo así una suerte de método creador de verdades, como antaño lo fue la religión. Así, la ciencia sería el mapa de base del especismo. El especismo cogería la clasificación en especies que le brinda la ciencia y las jerarquiza moralmente. Dentro de las especies animales o de animales sintientes, les da más valor moral a unas que a otras, aplicando una escala de valores y poniendo siempre al por burro delante, es decir, al homo sapiens, que sería el sumum de la evolución o rey del mambo.

Todo este rollo viene porque a raíz de ver “La Barbacoa”, me acordé de “Le sang des bêtes” (La sangre de las bestias), un magnífico documental de 1949, dirigido por Georges Franju y que muestra el trabajo en un matadero de los suburbios de París. Se pueden comentar infinidad de cosas a propósito de este documental, porque ciertamente es magistral. Pero lo que me hizo pensar en él el otro día fue justamente que revela la normalidad cotidiana (y siempre ocultada) del trabajo en un matadero y cómo este factor de normalidad o de costumbre es lo que le confiere bestialidad a estas acciones. De ahí el doble sentido que se puede encontrar ya en el título: ¿a quién debemos atribuirle la condición de “bête”?

Bueno, de hecho, son muy interesantes los contrastes que aparecen a lo largo de toda la cinta (tanto de los explícitos como de los implícitos), pero, en fin, no comento más para no chafar el visionado:

[Aviso: hay imágenes heavies]